Si hace un tiempo analizamos el gama media de la compañía española Energy Sistem, el Energy Phone Pro HD, ahora le toca el turno a su tope de gama, el dispositivo con mejores prestaciones de su catálogo.

Diseño en su línea

Como ya vimos con el Phone Pro HD, Energy Sistem cuida los detalles del diseño en sus productos, por lo que este Pro Qi no podía ser menos. Nos encontramos con un diseño similar al que vimos en nuestro anterior análisis, pero esta vez con unas líneas más redondeadas. La carcasa está hecha de policarbonato, algo que le da un tacto agradable, y se complementa con un borde metálico que ayuda a mejorar el buen acabado del dispositivo.

Los botones tienen buen tacto, y aunque la posición de los mismos para mi gusto es acertada, puede que para algunos usuarios el botón de encendido esté demasiado alto. El peso también está bastante conseguido, con 150 gramos. Donde sí encontramos una pega es en el tamaño, ya que los marcos son demasiado grandes y hacen que pese a tener el mismo tamaño de pantalla que otros competidores, 5 pulgadas, el tamaño del dispositivo sea superior.


Apartado multimedia excelente

En este apartado es donde más destaca el gama alta de Energy, sobre todo si hablamos de la pantalla y las cámaras. Cuenta con un panel Full HD IPS de 5 pulgadas, con unos colores y niveles de brillo que ofrecen una experiencia comparable a los gama alta de la competencia. Sin duda este será uno de los apartados que más os sorprenderá al encender el terminal.

Por otro lado, las cámaras también son dignas de un dispositivo que aspira a gama alta, con una resolución de 13MP para la trasera y 5MP para la frontal, ésta última además con gran angular para selfies grupales. Si bien es cierto que la cámara trasera ofrece unos resultados muy buenos, la que realmente llama la atención es la delantera, con unos resultados excelentes en situaciones de buena iluminación y destacables con poca iluminación gracias al flash delantero. Podéis acceder a los archivos sin comprimir en este enlace.

Por último, el sonido es bueno y cuenta con un volumen bastante alto, aunque la posición del altavoz, situado en la parte trasera, no ayuda a mejorar la experiencia.

Rendimiento mejorable

Y llegamos al punto clave, donde se puede demostrar si realmente estamos ante un gama alta. Sobre el papel parece que lo consigue, con unas especificaciones muy llamativas. Cuenta con un procesador Mediatek de 8 núcleos a 1,7GHz, 2GB de memoria RAM y 32GB de almacenamiento. Pero la realidad es que me ha dejado un sabor agridulce al estar probándolo unos días.

Pese a tener un rendimiento bueno, tanto en aplicaciones como en juegos, la fluidez del dispositivo no es la que yo esperaba. En los días que he estado probándolo he notado algunas ralentizaciones en la interfaz y falta de fluidez en las animaciones, algo que no me pasó con su hermano pequeño, el Energy Phone Pro HD. Quizá el hecho de contar con una pantalla Full HD haya sacrificado algo de rendimiento por contar con un apartado visual excelente. Eso sí, la empresa ha confirmado que habrá actualización a Android 5.1 Lollipop, lo que podría suponer una mejora sustancial del rendimiento. En cuanto esté disponible volveremos a probarlo para contaros las novedades.

En cuanto a la batería, los resultados son los típicos para estos dispositivos, llegando al final del día sin demasiados problemas. Aunque como bien sabéis todo dependerá del uso que le da cada uno al móvil.

Carga inalámbrica y doble SIM

Finalmente, no podíamos terminar el análisis sin hacer mención a su característica estrella, que de hecho forma parte de su nombre. Este smartphone cuenta con carga inalámbrica, algo que últimamente se está poniendo de moda y que puede suponer un extra a la hora de elegir nuevo móvil. Eso sí, hay que decir que el cargador inalámbrico no viene incluido en el precio del terminal, por lo que deberéis desembolsar casi 30 euros más si queréis disfrutar de esta característica.

Por otro lado, también contamos con doble ranura para tarjetas SIM, por lo que podremos utilizar dos números de teléfono sin necesidad de llevar dos dispositivos encima.

Precio y conclusiones

La sensación general que me deja este dispositivo es difícil de definir, ya que cuenta con un apartado multimedia excelente, sobre todo la pantalla y la cámara delantera, pero la experiencia se ve un poco empañada por la falta de fluidez en las animaciones, sobre todo en mi caso, acostumbrado a los 60 fps de Android Lollipop en el Nexus 5. Esperaremos a que esté disponible la actualización a Android 5.1 para sacar nuevas conclusiones.

En cuanto al precio, 279 euros en la web oficial, me parece demasiado alto, sobre todo teniendo en cuenta que podemos comprar el Energy Phone Pro HD por 110 euros menos y obtener un rendimiento similar o incluso superior en algunos casos, aunque lógicamente con un apartado multimedia mucho inferior. Si a esto le sumamos que si queremos disfrutar de la carga inalámbrica hay que añadir otros 30 euros al precio final, nos subimos a los 310 euros. Otra opción sería optar por la versión sin Qi, que puede conseguirse con las mismas especificaciones, aunque con almacenamiento de 16GB, por poco más de 210 euros en la web oficial.

Especificaciones

ProcesadorProcesador de ocho núcleos ARM Cortex A7 1.7GHz y GPU Mali-450
Memoria RAM2GB
Almacenamiento32GB
Pantalla5″ Full HD IPS con protección Dragontrail glass
CámaraPrincipal: 13MP, Frontal: 5MP con gran angular
Batería 2300 mAh
SOAndroid 4.4
Dimensiones150g, 143,5 x 69 x 9,7 mm
Conectividad Bluetooth, NFC, MHL, Wifi 802.11 b/g/n

 

Comentarios