Después de más de 15 días uso y abuso continuo, pasamos a contaros los aspectos negativos y por supuesto los positivos del LG G4, el último tope de gama lanzado por los sur-coreanos con el que quieren terminar de coger tajada de ese pastel tan sabroso que de momento se reparten casi a partes iguales Apple y Samsung.

LG ha conseguido posicionarse como uno de los fabricantes más importantes de smartphone de gama alta, gracias a la excelente calidad de sus G2 y G3, que estuvieron entre nuestros favoritos en sus respectivos años de lanzamiento. El LG G4 continúa la lucha de sus antecesores por tratar de convertirse en el mejor smartphone del año. ¿Pero ha logrado LG crear el smartphone que todos deseamos?

Nuestra unidad de reseña era el que contaba con la parte trasera de plástico, simulando el aluminio, lo que le da una sensación de estar ante un teléfono más barato de lo que es. Por suerte ésta cubierta es reemplazable, uno de los puntos a destacar del equipo que, a diferencia de su principal rival, el S6 de Samsung, cuenta tanto con un panel trasero desmontable, como con una batería reemplazable por el usuario.

IMG_7648

LG ha decidido mantener el diseño del G3 sin grandes modificaciones, con la botonera en la parte trasera. Esto significa que tenemos un teléfono con una generosa pantalla de 5’5 pulgadas con resolución 2K, contenida en un cuerpo compacto gracias a los bordes reducidos.

Diseño poco arriesgado

El diseño del LG G4 no trae grandes novedades, aunque afianza un estilo que tiene tanto amantes como detractores. A pesar de contar con una pantalla de 5’5 pulgadas el equipo mantiene unas dimensiones bastante cómodas. En uso, se asemeja más a un teléfono de 5 pulgadas como el S6 o el One M9, que al iPhone 6 Plus, el cual prácticamente exige ser utilizado con dos manos. Además, una ligera curvatura, casi imperceptible al ojo, permite mejorar la ergonomía del equipo.

IMG_7866

Aún con la comodidad ofrecida, el diseño del LG G4 deja que desear. No es más que una leve actualización frente al G3. La gran novedad es la posibilidad de cambiar la parte trasera del equipo por dos opciones principales: una trasera de plástico con aspecto metalizado y la de cuero, que es sin duda la opción más elegante y premium.

IMG_7646

El aspecto en general del equipo no dista mucho del G3. LG ha optado por refinar el diseño del año anterior, en lugar de realizar un rediseño completo. Se extrañan características que otros equipos de gama alta tienen, como el lector de huellas dactilares, carga inalámbrica o resistencia al polvo y al agua.

Cámara, de las mejores del mercado

La mejor que he probado en Android hasta la fecha y sin duda el punto fuerte del terminal. Tenemos una cámara que enfoca muy rápido y ofrece una calidad superior de imagen. Gracias a los 16MP y un focal 1.8 podremos tomar fotografías nítidas incluso en condiciones de poca iluminación.

IMG_7640

Pero sin duda lo mejor de este terminal y que complementa el gran sensor que monta, es la aplicación de cámara, que permite modificar todos los parámetros de forma manual. Jugando con ellos, y sobre todo con el tiempo de obturación, se pueden conseguir resultados tan impresionantes como el que mostramos a continuación, donde a la izquierda tenemos la fotografía en modo automático de un escenario en completa oscuridad, y a la derecha el mismo escenario pero con un tiempo de obturación de 30 segundos, lógicamente una toma realizada con trípode.

Y no podíamos terminar sin hablar de la cámara delantera, cuya calidad está acorde a lo que podríamos esperar gracias a los 8MP. Una cámara que llama a los selfies y que nos permitirá tomar buenas fotografías en la mayoría de situaciones.

LG se ha preocupado este año en mejorar la velocidad de carga de la cámara: ahora basta con presionar el botón de volumen hacia abajo dos veces – incluso con la pantalla apagada – y el G4 lanzará la aplicación de cámara y tomará la foto.

A continuación podéis ver algunas muestras de la cámara, que podéis ver en su resolución original entrando aquí.

Software eficiente

Por fin LG ha recapacitado y ha decidido dejar que Android funcione como debe al no realizar grandes modificaciones al equipo. Como resultado, tenemos una versión de Android muy similar a la versión stock, pero con mejoras que nos gustaría ver replicadas en Lollipop.

Un ejemplo de ello es el doble toque en pantalla. Con dos toques, la pantalla se encenderá, sin tener que presionar el botón de encendido situado en la parte trasera. LG también incorpora Smart Settings, que nos permite activar o desactivar funciones de acuerdo a nuestra ubicación. Si estamos en casa, por ejemplo, el teléfono automáticamente se establecerá en modo sonido (saliendo del modo silencio) y automáticamente activará el Bluetooth si así lo deseamos. Leves mejoras, pero que hacen del teléfono uno más inteligente.

IMG_7650

Pantalla impresionante

En cuanto a la pantalla, estamos frente a una de las mejores del año. No sólo es sumamente nítida, sino que cuenta con gran luminosidad y unos colores muy vivos. Contamos con una resolución de 2560×1440 – lo que se denomina 2K – que hace que el texto, los vídeos, juegos y la interfaz en general, se vean maravillosamente.

Este equipo se beneficia al ser la segunda generación de pantallas QHD, lo que nos ofrece un 25% más de brillo y un rango dinámico mayor que el G3. Y se nota. Al ser un panel LCD, los colores se mantienen más pegados a la realidad que el panel Super AMOLED del S6, con tonos más naturales y no tan saturados.

En resumen, tenemos una excelente pantalla, enfatizada aún más al contar con un panel de mayor tamaño que la competencia. El LG G4 tiene, después de todo, una pantalla de 5’5 pulgadas, contra las 5 o 5.1 de sus competidores. Se ve genial.

Hardware sobrio

Tenemos un Qualcomm Snapdragon 808 hexa-core con una velocidad de 1.8 Ghz. A este CPU lo acompañan 3GB de RAM y una batería de 3,000 mAh. Como almacenamiento interno, tenemos 32 GB, que pueden ser expandidos vía microSD hasta 2TB. La ventaja de usar este procesador de Qualcomm en lugar del 810 es que, a diferencia del LG G Flex 2 y el HTC One M9, el teléfono no se sobrecalienta. De hecho, el equipo mantuvo un excelente rendimiento en todo tipo de tareas, casi nunca mostrando el odioso lag que suele acompañar a muchos dispositivos con Android, sin importar la tarea u aplicación. La única situación en la que noté cierta ralentización fue cambiando entre aplicaciones con la multitarea.

Batería, unas de cal y otras de arena

En este apartado el G4 nos ha dejado un sabor agridulce. Si bien es cierto que el móvil me duraba hasta el final del día (a duras penas), esto lo conseguía porque dejaba de darle el uso intensivo que suelo darle al ver que la batería bajaba rápidamente. En el mejor de los casos conseguimos llegar a las 4 horas de pantalla en una jornada de unas 15 horas, lo que lo coloca en la misma situación que teníamos con el G3.

Lo que sí me sorprendió fue el tiempo en espera. Tras dejar el equipo sin cargar una noche, me sorprendí al día siguiente al notar que sólo había bajado un 2% del total. Este ha sido siempre un punto débil de Android, y me alegra ver que ha sido mejorado en el G4.

Conclusión

Tenemos la oportunidad de disfrutar de uno de los mejores terminales del año en cuanto a su gran pantalla y su mejor cámara. La baja influencia de LG en el software hace que se pueda sacar el máximo provecho al terminal. Eso sí, es un teléfono que no llama demasiado la atención, por lo menos en su versión con trasera de plástico. Pero que si eres de los que te gusta presumir de móvil gama alta, puedes comprar el modelo con la tapa de cuero o comprarlo aparte para poder intercambiar.

Uno de los puntos negativos más destacables en la experiencia de uso es el único botón trasero, botón que si no vienes de un modelo LG anterior te costará mucho acostumbrarte. Y aún cuando creas que te has acostumbrado, siempre te dará la sensación de que puedes presionar el botón de una manera más rápida si no estuviera ahí. Continuando con este punto, el hecho de tener este botón tan cerca de la cámara, hace que ensucies la lente con el dedo al intentar subir o bajar el volumen o encender y apagar el móvil, lo que te lleva a estar en constante limpieza del terminal.

En el caso del diseño curvo, aunque si bien es cierto le da mejor ergonomía, es un poco incómodo al tratar de trabajar teniéndolo en la mesa o en cualquier superficie plana.

Eso sí, si eres de los que aún no se ha dejado llevar por los diseños unibody de los HTC, Samsung Galaxy S6 o iPhone estás de enhorabuena, pues tienes un terminal de gama alta como los mencionados y la posibilidad de extender la memoria con una SD externa y cambiar la batería si eres de los que suelen disponer de una extra, además de la tapa trasera.

En mi opinión, LG ha logrado reunir casi todo lo indispensable para tener un teléfono ganador, pero deberá mejorar la batería y quizá alguna revolución en cuanto a diseño puesto que ya lleva unos cuantos años apostando por este.

Especificaciones

ProcesadorQualcomm Snapdragon 808 1.8 GHz Hexa Core
Memoria RAM3GB
Almacenamiento32 GB expandible hasta 2TB mediante tarjetas microSD
Pantalla5’5″ QuadHD (1440×2560) LCD IPS
CámaraPrincipal: 16MP Laser autofocus F/1.8, Frontal: 8MP
Batería3000 mAh
SOAndroid 5.1 Lollipop
Dimensiones148.9mm X 76.1mm X 9.8mm
ConectividadBluetooth, LTE Cat6, Wifi (802.11 a/b/g/n/ac, dual band)
USB, NFC
Multimedia Radio FM, DLNA (Conectividad TV) (+Wi-Fi Direct)

Fuente: Gracias a nuestros amigos de TutorialesAndroidHD por el material gráfico.

Artículos relacionados

Comentarios