Ya ha pasado un tiempo desde que fuimos a la presentación del Oppo R7 en Madrid, y ahora por fin hemos podido probarlo a fondo para saber si es solo una cara bonita o tiene algo más que metal en su interior.

Un diseño para los más exigentes

Sin duda es el aspecto más llamativo del dispositivo, y es que su cuerpo de aluminio y un grosor muy reducido hacen que las sensaciones al tenerlo en la mano sean más que buenas. El cristal delantero 2.5D, o lo que es lo mismo, con los cantos redondeados, también ayuda a completar esa buena experiencia.

Pero no todo es bueno, y en los botones encontramos el primer fallo. Pese a tener un tacto bueno, la posición del botón de encendido no es la más óptima, situado en la parte izquierda. Además, los marcos no son los más reducidos que hemos visto, haciendo al dispositivo un poco más alto que otros terminales con el mismo tamaño de pantalla como el Nexus 5.

Una pantalla a la altura del diseño

La pantalla tampoco se queda atrás, contando con un panel AMOLED y resolución FullHD para ofrecer una imagen nítida y con colores muy vivos. No es la mejor pantalla de este tipo, y está lejos de los paneles Super AMOLED montados por los últimos modelos de Samsung, pero en relación a la gama en la que nos estamos moviendo cumple muy bien. Además, la elección de un panel de este tipo ayuda a mejorar la autonomía, ya que la capacidad de la batería es algo escasa.

IMG_20151012_172034_470

Siguiendo con el apartado multimedia toca hablar de las cámaras. En este caso, como viene siendo habitual en dispositivos de este tipo, encontramos una cámara trasera buena y una delantera sobresaliente. Parece que la moda de los selfies ha conseguido que las marcas le acaben poniendo más mimo a esta última. En el caso de la principal contamos con un sensor de 13MP y para la delantera 8MP. La aplicación de cámara tampoco defrauda, contando con bastantes modos y filtros, aunque se echa de menos un modo manual. A continuación os dejamos algunos ejemplos que podéis ver en su resolución real aquí.

Finalmente, el sonido no destaca por su calidad ni volumen, además de estar situado en la parte trasera, que en conjunto hace que la experiencia en este apartado no sea demasiado buena.

Rendimiento y software

En las especificaciones encontramos un procesador Snapdragon 615 acompañado por 3GB de memoria RAM, lo que nos ofrece un buen rendimiento para cualquier tarea. En este sentido, no tendremos ningún problema para jugar los títulos más exigentes y ejecutar aplicaciones con fluidez y sin ralentizaciones.

Pero no solo el hardware define el rendimiento, y en este caso ColorOS 2.1 basado en Android KitKat gobierna el dispositivo. La capa de personalización de Oppo ofrece lo que solemos encontrar en otras capas que vienen desde oriente, como es el caso del Honor 6 que analizamos hace unas semanas. Aunque su diseño no es demasiado bonito, la posibilidad de reducir la pantalla para facilitar el uso con una mano o la configuración de gestos para realizar acciones con la pantalla apagada son algunas de las funciones que dan un extra de funcionalidad al dispositivo.

Captura de pantalla 2015-10-24 a las 19.42.06

Donde sí encontramos un punto negativo es en los botones, ya que no tenemos botón de multitarea, si no el obsoleto botón de menú. Esto es algo que siguen haciendo algunos fabricantes y que debería haber cambiado hace ya mucho tiempo. Además dichos botones no son retroiluminados, detalle a tener en cuenta también. Esperemos que Oppo se dé cuenta y lo solucione en futuros dispositivos.

Y para terminar toca hablar de la batería, que cuenta con una capacidad de 2320mAh. Sobre el papel se nos antoja algo escasa, aunque la realidad es que los resultados no son tan malos como cabría esperar. Haciendo un uso moderado podremos llegar al final del día sin demasiados problemas, pero si lo exprimimos un poco más se nos hará difícil no depender del cargador antes de llegar a casa. En nuestras pruebas conseguimos una media de 4 horas de pantalla y 16 de uso desde la última carga. Eso sí, contamos con carga rápida para equilibrar un poco la balanza.

Conclusiones

Tras llevarlo unos días, las sensaciones que nos deja este Oppo R7 son buenas en la mayoría de los aspectos. Quizás el precio se sube más de lo que estamos acostumbrados para un dispositivo de estas características, pero es un precio justo si lo que queremos son unos acabados como los que nos ofrece. Por 349€ en la web oficial tendremos pantalla AMOLED, cuerpo de aluminio y un buen rendimiento, aunque eso sí, la batería puede que se quede corta si hacemos un uso intensivo del terminal. ¿Y a vosotros, qué os parece?

Especificaciones

ProcesadorQualcomm Snapdragon 615 Octa-Core de 64 bits
Memoria RAM3GB
Almacenamiento16GB con microSD
Pantalla5″ FullHD AMOLED
CámaraPrincipal: 13MP, Frontal: 8MP con gran angular
Batería 2320 mAh con carga rápida
SOColorOS 2.1 basado en Android 4.4 Kitkat
Dimensiones147g, 143 x 71 x 6,3 mm
Conectividad Bluetooth 4.0, Wifi 802.11 b/g/n, Dual-SIM

Artículos relacionados

Comentarios