Todo este tiempo, los únicos smartphones gama alta que teníamos eran o Android o iOS. Pero ahora la cosa ha cambiado. Y es que Microsoft nos pone a nuestra disposición una alternativa para dejar de lado a los dos sistemas operativos que tienen el “monopolio” ya no de la gama alta, sino de todas las gamas de smartphones.

Como sabemos, Microsoft presentó no hace mucho dos terminales con los que poder rivalizar con iOS y Android por la gama alta, el Lumia 950 y el 950 XL. Nosotros os traemos hoy el Lumia 950 en color negro, un claro candidato a alzarse como terminal del año pero que nos deja alguna que otra pega.

Características exteriores

Sacamos el Lumia de su empaquetado y nos encontramos un terminal construido en policarbonato. Sí, ya sé, ahora los gama alta tienen que llevar materiales “premium” como el aluminio o el cristal, pero no quita que este terminal tenga una construcción muy buena. Se le nota sólido en la mano y no da la sensación de que sea un teléfono frágil. Si tengo que poner una pega a la construcción, es que el policarbonato con el que está construido es muy resbaladizo. Muy suave, muy bonito pero parece que quiere tirarse de las manos, por lo que deberemos tener sumo cuidado cuando manipulemos este terminal.

Con unas cotas de 145 x 73,2 x 8,2 mm estamos ante un teléfono que no sigue la tónica de delgadez que se lleva desde hace un par de generaciones. Eso sí, no se hace incómodo llevarlo en la mano. Mi actual teléfono, un Xperia Z (el de primera generación) tiene unas medidas de 139 x 71 x 7,9 mm y, aunque son mínimamente mayores las del Lumia, no se me ha hecho nada incómodo tenerle en la mano. Es más, al tener una ligera curvatura llegando a los bordes, ayuda a agarrar mejor el terminal. En cuanto al peso, de 150 gramos, entra dentro de lo que podríamos esperar de un teléfono con estas cotas. No es pesado, pero tampoco nos dará la sensación de que el más mínimo golpe hará que se levante de la mano.

No quiero pasar por alto la botonera de este terminal. Y es que, en mi opinión, no ha podido ser peor. No lleva la típica carcasa extraíble que tiene los agujeros de los botones, no, los botones van incluídos en la carcasa y, lo peor de todo, son de plástico. Vale que el móvil sea de plástico, pero al menos pon los botones con una mejor calidad, porque realmente estropean la sensación que transmite el terminal. Son tan malos los botones, que incluso tienen cierta holgura y bailan si ponemos el dedo sobre ellos. En cuanto a la colocación de los mismos, como podréis ver en las imágenes, no es mala, teniendo una colocación bastante típica. Lo que tampoco me ha gustado de ellos es que simplemente con llevar el móvil en la mano, puedes acabar pulsando algún botón. El de bloqueo tiene un pase, ya que tendrás que hace un gesto con el dedo para desbloquear del todo el terminal, pero si es el de la cámara el que habéis pulsado sin querer, ésta se encenderá sin que os enteréis. Son muy sensibles.

Procesador, RAM y rendimiento

Vale, ya os dejo de dar el coñazo y vamos con lo que realmente interesa. En su interior tenemos un Snapdragon 808 con 3 GB de memoria RAM. Quizás os extrañe que siendo un gama alta no lleve el Snapdragon 810, pero es que ése es para su hermano mayor, el Lumia 950 XL. Aun así, os aseguro que no vais a necesitar más, porque el procesador, sumado a la optimización de Windows 10 hará que el móvil pueda con todo lo que le echéis.

Dándole un poquito de caña al terminal, más de lo que normalmente podría usar un día cualquiera, con el Asphalt 8 corriendo, actualizando aplicaciones, unas 7 aplicaciones abiertas y varias pestañas en Edge, he de decir que el móvil no laguea nada. Ya podéis buscarle las cosquillas, que no vais a encontrar ningún resquicio de que el teléfono se ralentice por el uso que le estéis dando.

Por otro lado, Microsoft, sabedora de los problemas de calentamiento que ha tenido el Snapdragon 810, no ha querido complicarse la vida y ha dotado a los dos terminales con un sistema de refrigeración. Sí, aunque el Lumia 950 lleve el Snapdragon 808 también lleva sistema de refrigeración. ¿Funciona? Pues bueno, calentarse se calienta un poco, pero he de decir que no llega a ser molesto como en otros terminales que he probado y que ni si quiera llevaban el 810, por lo que se puede decir que sí funciona y que las temperaturas que experimenta son comedidas.

 

 

Y para terminar este apartado, mencionar que tenemos una batería de 3000 mAh. Puede parecer mucha capacidad, pero en la práctica nos deja tan solo unas 4 horas y media de pantalla. En uso, digamos que podremos llegar al final del día perfectamente, pero no habrá noche en la que no carguemos el móvil.

Pantalla

Cambiamos de tercio y nos vamos a la pantalla. Contamos con una diagonal de 5,2 pulgadas, tecnología AMOLED con ClearBlack y resolución WQHD (1440 x 2560 pixels). La reproducción de colores es buena, sin saturar en exceso, pero los blancos pecan de ser ligeramente amarillentos o grisaceos. No llega a la altura de lo que debería ofrecer un panel AMOLED. En cuanto al brillo, el mínimo no es tan mínimo como cabría esperar, por lo que dependiendo de la situación, puede llegar a ser un poco molesto. Misma dinámica en el brillo máximo, que está lejos de lo que nos ofrece la competencia, por lo que usar el teléfono en exterior resulta algo difícil en un día soleado.

Como dato, al tener una pantalla AMOLED que, como sabréis, permite que los píxeles se iluminen individualmente, con el teléfono bloqueado tiene una funcionalidad que permite mostrar la hora y las notificaciones que tengamos con un gasto mínimo de batería. Este sistema funciona con un detector de luz que tiene en la parte superior. Cuando no hay luz, la pantalla se queda totalmente apagada. Es cuando detecta luz cuando en la pantalla empieza a mostrarse la hora y las notificaciones.

Curiosamente, según varios rumores, esta funcionalidad la van a incluir los futuros Samsung Galaxy S7 y LG G5. Pero tranquilos, hasta que no lo incluya el iPhone no será un dato relevante.

Almacenamiento

Tenemos 32 GB de almacenamiento a nuestra disposición. Bueno, vale, en realidad son 29,1 GB, ya sabéis que siempre hay un pequeño desfase. De esos 29,1 GB, con el terminal completamente de fábrica tendremos ocupados 4,25 GB, 3,45 de ellos se los lleva el sistema operativo, menos de lo que ocupan algunas versiones personalizadas de Android. Los 800 megas restantes, los tenemos en aplicaciones, algunas de las cuales podemos eliminar, como bien puede ser el Candy Crush o Excel si no los vamos a usar.

A parte del almacenamiento, contamos con ranura para tarjetas microSD, por lo que si se nos queda corta la memoria interna, siempre podemos usar una tarjeta de memoria para almacenar las fotos, música y demás cosas que se nos antojen.

Cámara y sonido

El plato fuerte de este terminal. Empezaremos hablando de la cámara delantera. Tenemos un sensor de 5 Mpx con apertura f/2.4. Dentro de que no han apostado por una resolución mayor ni por incluir flash, podemos decir que cumple muy bien, tomando unas fotos con buena luminosidad. También podemos controlar la velocidad de obturación, lo que nos permitirá obtener imágenes con más o menos luz. También tendremos la posibilidad de grabar vídeo en Full HD.

Y en la cámara trasera tenemos un sensor de 20 Mpx, apertura f/1.9 con tecnología PureView y óptica Carl Zeiss. Además, contamos con estabilizador de imagen y un triple flash LED RGB que es sencillamente espectacular. Como no podía ser de otra manera, las fotos que podemos realizar con el Lumia 950 son asombrosas. El modo manual elige unos parámetros muy correctos para toma de fotografías. Me resultó extraño que no tuviera HDR, aunque tampoco lo he echado de menos en el día a día. Puede que si sois muy quisquillosos a la hora de realizar fotos a contraluz sí que lo echéis de menos. La fiesta empieza cuando quitamos el modo manual y empezamos a jugar con los parámetros que nos permite la aplicación de la cámara. Balance de blancos, enfoque, sensibilidad del sensor, velocidad de obturación y brillo son cada una de las opciones sobre las que tendremos control. Además de esto, podremos grabar vídeo en 4K. Tenemos varias resoluciones, entre ellas HD o Full HD a 60 FPS y, es raro, pero no tenemos posibilidad de grabar a cámara lenta.

Y ahora quiero hablaros del flash. No es muy común pararse a hablar del flash de un móvil, puesto que no se puede decir más que si es simple, dual o dual bitono. En este caso nos encontramos con un flash LED triple RGB – o tritono – con lo que podremos tener unas imágenes muy, muy luminosas si hacemos uso de él. Estamos acostumbrados a que cuando tomamos una foto con nuestro smartphone, el flash simplemente usa el mismo destello, salvo en la reducción de ojos rojos, que cambia para evitar eso mismo, los ojos rojos. En el Lumia, la cámara detecta la cantidad de luz que hay para que el flash nos de la luminosidad adecuada. Una pasada, de verdad. Y todos estos detalles pueden hacer que la cámara del Lumia 950 sea la mejor de este 2016.

Software

Y como no puede ser de otra manera, no podemos pasar por alto hablar del sistema operativo. La pregunta del millón: ¿Puede Windows 10 hacer frente a Android y iOS? Sí y no, pero vamos por partes.

Después de probar varios terminales gama alta con Android y algún que otro iPhone, el 6S entre ellos, puedo decir que en rendimiento no tiene nada que envidiarles. Como os he dicho antes, por mucha caña que le demos al móvil no vamos a ver que éste se ralentice, es más, se mueve con muchísima soltura. En algunas transiciones al abrir aplicaciones o entrar en algún menú sí es verdad que da la sensación de que tarda bastante, pero me he dado cuenta que es más el efecto que hace. Queda bonito, pero pierde un poco de tiempo que se podía emplear en abrir la aplicación antes. Y eso puede dar la sensación de que en determinados momentos va lento. En Android esas transiciones podemos controlarlas y hacer que tarden más o menos, en Windows no nos queda más remedio que aguantarnos. Por este punto puedo afirmar que Windows sí puede hacerle frente a Android y iOS. Pero no todo es tan bueno como parece.

Por contra, tenemos una tienda de aplicaciones realmente limitada. Sí es cierto que va creciendo y tiene un buen número de aplicaciones, pero ni por asomo llega a ser la tienda de aplicaciones de Android o Apple. Tenemos las aplicaciones más típicas, como Whatsapp, Facebook, Twitter etc, incluso Spotify, As, Marca o Runtastic, aplicaciones que usan muchísimos usuarios, pero echo en falta aplicaciones de ocio y restauración como puede ser la del Foster’s Holliwood, Vips, McDonald’s o Cinesa, aplicaciones que también usan muchos usuarios y que, incluso, nos ofrecen olvidarnos de las típicas tarjetas o pagar la cena desde el móvil.

Como veis, Windows 10 nos da una de cal y otra de arena lo cual, dependiendo del tipo de usuario que seamos, puede condicionar o no la compra.

Conclusiones y opinión

El móvil me parece fantástico. Físicamente es bonito, aunque preferiría que no fuese tan resbaladizo. Siempre le podemos poner una fundita y listo. En rendimiento no tiene nada que envidiar a sus rivales y vamos a poder hacer lo que nos de la gana con el terminal. Usándolo en el día a día no he necesitado más potencia de la que tiene y dudo que muchos la necesitéis. Quizás la batería sea una pega que ponerle. El sistema operativo está muy bien optimizado para el rendimiento pero, queda saber si ese consumo de batería es debido al sistema operativo.

Lo que a mí, personalmente, menos me ha gustado del terminal es que, al llevar Windows 10, estamos limitados por la tienda de aplicaciones. No soy un usuario muy “agresivo” con el móvil, pero sí que uso mucha variedad de aplicaciones en mi día a día. BBVA, Strava, Vips, Wallapop, LG TV, Cinesa o Social Drive son unas de las muchas aplicaciones que uso y no encuentro en la tienda de aplicaciones de Windows 10. Para mí, es un punto determinante para la compra, ya que el smartphone no me ofrecería todas las comodidades que sí tengo en Android actualmente.

Pero esto no quita que haya usuarios a los que no les interese este teléfono. Si no eres un usuario que use mucha variedad de apps y queréis una de las mejores cámaras, sin duda es una opción muy recomendable.

¿Qué os ha parecido el terminal de hoy? ¿Pensáis que Microsoft tiene alguna opción de rivalidar con iOS y Android?

Especificaciones y precio

ProcesadorQualcomm Snapdragon 808 1,8 GHz Hexa Core
Memoria RAM3GB
Almacenamiento32 GB expandible mediante tarjetas microSD de hasta 200 GB
Pantalla5,2″ WQHD (2560×1440) AMOLED con ClearBlack, 564 ppi y Gorilla Glass 3
CámaraPrincipal: 20 Mpx con óptica Carl Zeiss de 6 lentes y PureView, f/1,9 y triple flash LED RGB, Frontal: 5 Mpx
Batería3000 mAh con carga inalámbrica
SOWindows 10
Dimensiones145 mm X 73,2 mm X 8,2 mm
ConectividadBluetooth 4.1, LTE Cat6, WiFi (802.11 a/b/g/n/ac, MIMO)
USB type-C, NFC, A-GLONASS, A-GPS
Precio539 euros

Comentarios