Parece ser que el 2015 y lo que nos queda de 2016 será el año de los navegadores, ya que hemos visto el nacimiento de iniciativas como Vivaldi, creado por ex-miembros del equipo de Opera y el cual llegó recientemente a su fase beta, y ahora es el turno de Brave, empresa encabezada por el que fuera el fundador de Mozilla y que aunque ahora mismo está muy verde (normal teniendo en cuenta que está en una fase muy temprana de desarrollo) apunta maneras.

¿Qué tiene de especial Brave? Entre sus principales características está la seguridad, y es que el navegador trae por defecto un bloqueador de publicidad, aunque un tanto distinto a los que conocemos, ya que en lugar de quitar por completo la publicidad sólo elimina aquella peligrosa e intrusiva y coloca los suyos propios, los cuales están sacados de su red de publicidad segura, la cual se encarga de pagar a los publicistas y de mostrarnos a nosotros la publicidad de una forma más eficiente. Aunque en versiones futuras también permitirán al usuario elegir si mostrar estos anuncios o bloquearlos directamente.

Además también redirige automáticamente los sitios a conexiones seguras (HTTPS) y es completamente código abierto. Pasando al tema interfaz es de lo más sencilla, mostrando tan solo unos pocos controles básicos para poder movernos por el historial, un botón para recargar, la barra de direcciones y el botón para añadir una web a marcadores.

Quizá resulte curioso resaltar que a pesar de que la compañía es de un ex-fundador de Mozilla el navegador no utiliza Gecko, el motor de renderizado de Firefox, sino que usa Chromium como base.

También nos permite silenciar pestañas desde la barra sin tener que acceder a ella y previsualizarlas manteniendo el ratón encima, además muestra junto la página el tiempo que ha tardado en cargarla, como curiosidad:

En cuanto a consumo del navegador si bien no es todo lo light que podría llegar a ser no tiende a consumir tanto como Chrome, aunque teniendo en cuenta que cada pestaña que abres es un nuevo proceso y cada uno de ellos tiende a ocupar entre 100-200MB de RAM quizá no sea el navegador más indicado para aquellos fans de tener mil pestañas abiertas a la vez.

En cuanto a consumo energético se mantiene a ralla con otros navegadores tal como podéis observar en la captura. Si bien hay veces que el consumo sube muchísimo durante unos segundos normalmente se mantiene constante y consume mucho menos que Chrome y aproximadamente lo mismo que Safari en OSX (que suele ser el navegador que menos consume en el sistema).

Sin embargo, como todo navegador recién nacido, aún no tiene soporte para extensiones y parece ser que no estarán disponibles por ahora, lo cual le quita muchísimas funcionalidad que por defecto no están disponibles.

Aún así no deja de ser un navegador curioso al cual habrá que seguirle la pista para ver con qué nos sorprende en el futuro. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Tenéis pensado darle una oportunidad? De momento lo tenéis disponible para Windows y OSX desde su página oficial:

Brave

Sobre El Autor

Fran González
Administrador
Google+

20 años, estudiante de ingeniería informática en ingeniería de Software en la Universidad de Extremadura. Aficionado a la programación y la tecnología en general. Además, soy guitarrista y cantante y desde hace cuatro años tengo un proyecto en solitario llamado Twisted Face Of Fading Beauty.

Comentarios