Estamos ya en los resquicios de 2016 y mucho ha caído desde la salida de Windows XP y Windows Vista. Corría el año 2005 y poca era la gente que disponía de un ordenador en sus hogares, no así en las oficinas. Aún recuerdo estos sistemas como un total quebradero de cabeza para la mayoría, inclusive para las personas con conocimientos de informática. Eran sistemas a menudo inestables y lentos, y esto sumado al auge de los programas basados en protocolos P2P (eMule, Ares, etc.) hacían de nuestros ordenadores un hervidero de malware y virus que mermaban sobremanera la experiencia de usuario de los mismos, pues nos ocupaba más tiempo mantener nuestro ordenador limpio que realizar la tarea que íbamos a hacer en un principio.

Por aquel entonces, el apogeo de los antivirus era incluso mayor que el de los programas P2P. Todos hemos oído hablar alguna vez de Panda, Nod32, McAfee o Kaspersky, y aún todavía permanece en la boca y mente de la mayoría. Y es que hoy en día muchos son los conocidos o amigos que me preguntan cuál es el mejor antivirus para sus sistemas, incluso para sistemas operativos móviles. Mi respuesta siempre es la misma: la desconfianza y el sentido común.

Buenas prácticas en Internet

banner-virus

Cierto es que la mayoría de las webs nos lo ponen muy difícil, con botones falsos de descarga y programas “instaladores” que instalan bloatware para descargar otros programas (softonic es un buen ejemplo de ello), pero siempre hay que andar con pies de plomo en estos casos. Una buena práctica para evitar esto es examinar el enlace del botón en cuestión, para ver si redirecciona a webs externas o lugares extraños. En el caso de los programas, es mejor optar siempre por usar clientes de torrent o, en caso de no existir otras opciones, elegir la opción de descarga alternativa en lugar de los instaladores que ofrecen las webs de descargas. Un último apunte, aunque no por ello menos importante, es el de leer con detenimiento las pantallas de instalación de los programas, evitando el conocido Siguiente, siguiente y desmarcando las casillas que impliquen la instalación de software no deseado.

 

“Examinar el enlace del botón en cuestión, optar siempre por usar clientes de torrent y leer con detenimiento las pantallas de instalación de los programas son prácticas recomendables a la hora de efectuar alguna descarga por Internet.”

 

También cabe mencionar que desde Windows 7 y Android 4.0, la seguridad de ambos sistemas operativos se ha incrementado de tal forma que los propios métodos de seguridad de los mismos impiden la penetracion de malware en la mayoría de los casos, con Windows Defender en las últimas versiones de Windows y el Analizador de paquetes de Google en el caso de Android. No obstante, si optáis por utilizar programas externos, los que a criterio personal recomendaría son Malwarebytes para la seguridad activa (elimina la mayoría del malware de nuestro ordenador, además de forma gratuita) y AdBlock o programas similares para la seguridad pasiva en nuestros navegadores.

Descargar MalwareBytes Descargar AdBlock

Así que si buscáis el mejor antivirus de la red, recordad que sois vosotros mismos. Aplicando éstas prácticas y examinando el sistema de vez en cuando con herramientas como las antes mencionadas tendréis un sistema libre de virus y malware y bloatware. Y vosotros, ¿conocéis alguna otra buena práctica o herramienta? Dejádnosla en los comentarios.

 

Artículos relacionados

Comentarios

  • “Corría el año 2005 y poca era la gente que disponía de un ordenador en sus hogares”

    o.O poca era en 1995.. en 2005 tener ordenador en casa ya era algo normal

    • Juan Carlos Broncano

      No al menos en mi entorno, donde la mayoría de los estudiantes de mi promoción teníamos que optar por cibers, locutorios o bibliotecas para hacer trabajos de ofimática. Es a partir de ese año donde se empieza a democratizar todo eso un poco, de hecho fue el año en el que incluyeron la asignatura de informática en mi centro.