Actualmente es cada vez más anticuado meter una contraseña como patrón o PIN en tu teléfono cuando tienes la posibilidad de desbloquearlo con un toque. Y tiene mucha lógica ya que por ejemplo, en mi caso tengo un PIN de más 10 dígitos como contraseña de mi smartphone y es un gran alivio saber que si lo acabo de bloquear y necesito volver a usarlo no será necesario que vuelva a introducir una contraseña tan larga, sino que solo con un toque ya está listo para usarse.  Pero a pesar de que muchísima gente lo usa muy poca sabe como funciona. Hoy vamos a repasar cuáles son los principales tipos y su uso.

Los distintos tipos

Para comenzar a entender el funcionamiento de un lector de huellas hay que saber que existen varios tipos de estos. En nuestro caso nos centraremos en los tres tipos principales que son los que más se usan en la actualidad.

Lector óptico

Este sensor funciona, prácticamente, igual a como lo haría una cámara digital: toma una fotografía de tu dedo y según las sombras en la imagen se determina tu patrón de huella. De este modo, cada vez que pongas el dedo sobre el sensor éste comparará la impresión del momento con la fotografía original para verificar la huella.

Como podréis imaginar esto tiene un inconveniente bastante grande: no puede, por su principio de función, diferenciar entre una huella original en 3D y una, por ejemplo, impresión de tu huella en 2D.

Lector por condensadores

Este funciona con mayor eficiencia que el anterior y es el que incluye la mayoría de los teléfonos móviles actuales. Este sistema incluye muchos pequeños condensadores que detectan los relieves en tu huella digital, “encendiendo” con una carga las partes que detecta de la huella y “apagando”  con una diferente carga aquellas partes que no detectan un relieve.

Dado que la resolución de la huella depende de la cantidad de condensadores incluidos en el sensor,  la calidad y precio de éste tipo de sensores es muy variado.

Lector por ultrasonido

Este lector funciona igual que un ultrasonido lo hace en el hospital: se lanzan un serie de ondas ultrasonicas que rebotan en el dedo, y permitiendo que este registre la información recuperada,  dando una huella totalmente en 3D y con una fidelidad más alta a la huella original.

 

Actualmente es un sensor aún nuevo y que apenas está en desarrollo en los smartphones, pues solo hemos podido ver este en el LeEco Le Max Pro.

 

En opinión de un servidor, es solo cuestión de tiempo para que este tipo de reconocimiento se extienda a el resto de los terminales, pues proporcionan al usuario una mayor tranquilidad al saber que su huella se está guardando en una buena “definición” y aparte en 3D, me gustaría saber que piensas tú sobre estos tipos de lectores en los comentario. ¡Hasta la próxima!

Comentarios