Otro año más y van 20 desde que Pokémon vio la luz. La conocida saga de Nintendo vuelve a la carga con otra generación más, ¡la séptima! aah, que lejos queda el Pokémon Rojo, que viejo soy…

Desde su anuncio oficial en un Pokémon Direct se ha comentado mucho, que si el avance por el mundo volvería a ser en 2D y las batallas en 3D, que si una nueva forma de mega-evolución, etc… Incluso, y esto es una teoría mía, podríamos estar delante del primer Pokémon MMO, esto es debido a la subida de la edad PEGI en el trailer, que ha alcanzado los 12 años, aunque en los vídeos oficiales de hace unos días dicha marca ha regresado a los 7 años.

Lo que sí podemos afirmar es que nuestro viaje por la nueva región, conocida cómo Alola y que parece inspirada en Hawaii, seguirá siendo en 3D tal y como disfrutamos en la sexta generación (Pokémon X, Y, Rubí Omega y Zafiro Alfa) pero incluyendo mejoras gráficas. Los combates, por supuesto, también mantendrán la genial estética 3D adoptada en la sexta generación e incluirán mejoras como público en ciertos escenarios, escenarios que veremos más completos y que nos proporcionarán mayor sensación de “estar ahí“, en el lugar donde entablamos combate y no en una zona aislada sin apenas paisaje alrededor.

Por otra parte, lo escuchado de la banda sonora no me ha defraudado, si bien pertenezco al club de los afortunados que crecieron con la maravillosa sinfonía de la primera y segunda generación.

Pasamos ahora a los nuevos Pokémon mostrados. De los iniciales decir que de momento no me han gustado, cosa que sucede desde la quinta generación incluida. Espero que mejoren con sus evoluciones y sus estadísticas, aunque tengo esperanza de poder disfrutar de los iniciales clásicos como sucedió en X/Y. Respecto a los legendarios añadir que no me resultan llamativos.

Como punto final quiero daros mi opinión sobre lo mostrado de esta generación y del avance en general. Si bien me encanta la mejoría que Pokémon ha sufrido estos años siento que el sistema de cartucho impide una mayor evolución. Quizás os preguntéis, ¿y qué opciones tiene Nintendo cuando hemos visto que el CD no ha triunfado en PSP? La respuesta, para mí, es evidente, descarga digital. A falta de mejorar el hardware de la consola portátil de turno, una SD con capacidad suficiente podría ser la fuente de “recursos ilimitados” que Nintendo necesita, y es que el nivel actual de esta saga se debió alcanzar hace años.

Recordemos que el cambio entre la segunda (Oro, Plata y Cristal) y la tercera generación (Rubí, Zafiro y Esmeralda) fue importante, la mejora gráfica y de mecánica nos mostró que la GameBoy Advance era un avance grande, avance que se exprimió hasta la quinta generación, donde vimos que la Nintendo DS no daba más de sí y la recién llegada 3DS nos abría las puertas al sueño del 3D. A propósito de recordar viejas glorias, nunca más hemos tenido la posibilidad de visitar dos regiones en un mismo juego. En este problema me decanto por el cartucho como culpable, seguramente la falta de capacidad sea la que produce esta situación ya que, la historia ha ido aumentando con el paso de las generación así como el contenido, lo que imposibilita la llegada de más regiones en las que vivir otra historia diferente, como en el caso de la segunda generación. (En los remakes de Oro y Plata si pudimos visitar Kanto al finalizar en Johto).

En resumen, veo bien el avance que lleva Pokémon en relación al sistema de hardware, que debería haberse quedado en la Nintendo 64. Y quizá todo esto de que los nuevos Pokémon no me parezcan impresionantes o buenos se deba al paso del tiempo y, al hacerse uno mayor, se pierde el interés en los dibujos, pero no en la mecánica, de la que espero otro giro con otro tipo de combates o un nuevo tipo, quién sabe.

Esto ha sido todo por el momento, seguimos a la espera de nuevos datos y, personalmente, en la llegada de esta generación como MMO.

Artículos relacionados

Comentarios