La famosa app de micro videos reproducidos en loop adquirida por Twitter podría salvarse a fin de cuentas, pues después que sus dueños hayan anunciado su cierre el mes pasado, ahora cabría la posibilidad que Vine encuentre un comprador que quiera darle una nueva oportunidad a esta red social.

Según el reporte de TechCrunch, varias fuentes han hablado con ésta para anunciarles que Twitter estaría recibiendo muchas ofertas por parte de compañías provenientes de Asia. Aunque sin nombres específicos aún de quienes sean los que pusieron el ojo en la compra, se rumorea que uno de los grandes nombres deseosos de concretar la compra es nada más ni nada menos que Line, la empresa japonesa dueña del servicio de mensajería instantánea del mismo nombre. Además, recientemente se ha filtrado que los postores que están en la lucha de adquirir Vine han pasado a ser cinco, de los diez iniciales, por lo que pronto podríamos escuchar un nombre concreto si se llega a establecer esta venta.

La oferta

¿Qué tanto puede valer una red social que ha tenido su momento de auge tan rápidamente? Pues, algunos de sus ofertantes se pronuncian y replican que su cifra es menor 10 millones de dólares. De una forma u otra, Twitter no se vería beneficiada directamente de la venta por esa cantidad, y ello de por sí es un mal augurio teniendo en cuenta lo mal que lo está pasando últimamente con sus ingresos y sus acciones, obligando a la compañía a hacer recortes por aquí y por allá (de hecho, de allí mismo viene la decisión de cerrar Vine). Pero si la vida de Vine después de su compra sigue por las mismas riendas, entonces posiblemente la compañía del parajito azul gane beneficios a través de sponsors y publicidad, un mérito a obtener gracias a la integración de estas dos plataformas, puesto que los vídeos de Vine son fácilmente asimilables —y, por lo tanto, reproducibles— en Twitter.

Su popularidad

La popularidad de Vine en los últimos tiempos ha caído drásticamente. Se dice que 5 mil de más de las 9 mil cuentas más importantes de la red social han dejado de publicar contenido, ya que las premisas y opciones de otras aplicaciones similares muestran mejores ventajas frente a lo que Vine puede hacer y ofrecer. Pero entonces, ¿por qué el interés de muchas compañías en adquirirla? El nombre mismo —Vine, que proviene de “viñeta”— puede ser una de las respuestas.

Por otro lado, lo cierto es que Vine, tal como lo fue, llegó a ser una plataforma que le dio el estrellato a muchos comediantes amateurs y artistas que por otro medio no lo hubiesen sido, como en una suerte de impulsador de fama tal como lo es YouTube. De hecho, el famoso cantautor que está teniendo mucho éxito en la música pop acústica, el joven Shawn Mendes, ha saltado a la fama gracias a que publicaba sus interpretaciones en la app de los micros videos. Y esta es una de las muchas pruebas de lo que llegó a conseguir Vine. Nombres como los hermanos Paul (Logan Paul y Jack Paul), Thomas Sanders, King Bach, los hermanos Dolan (Grayson Dolan y Ethan Dolan), Rudy Mancuso y muchísimos más no serían los mismos sin esta plataforma, donde han adquirido una notoriedad importante, volviéndose virales y, en muchos casos, concretando otros proyectos más grandes como películas o cortos.

Algunos perfiles famosos de Vine:

 

A esta tendencia de nuevas personalidades y personajes —llamados Viners—, Vine ha sabido aprovecharla correctamente, dedicándoles e impulsando a estas jóvenes promesas del espectáculo con una sección especial llamada Spotlight donde mostraba semanalmente un recopilatorio de los Vine más virales de un usuario específico en auge. También sucedía en eventos importantes o especiales, tal como sucedió con la salida de Pokémon Go, donde la creatividad de los usuarios para recrear situaciones y plasmar la locura que suscitó el juego era magistral.

Brittany Furlan y King Bach, dos de los Viners más aclamados

El descontento

De esta forma, Vine naturalmente ha conseguido adeptos y cogido mucho cariño por su gran base de usuarios, incluido este humilde redactor quien les habla. Sabemos que muchos se fueron despidiendo de Vine a través de ella, pero otros no están para nada a gusto por la decisión que ha tomado Twitter, simplemente por la nostalgia que les provoca. Quizá algunos hubiesen preferido que la app muera por sí sola —o sea, por tener muy poca o nula actividad—, y no por el aprieto que está teniendo la compañía actualmente.

Por suerte, con esta noticia vemos al menos un rayito de sol al final del túnel. Quién sabe, quizás este puede ser el resurgimiento de Vine.

Por el momento, aún hay esperanzas.

Sobre El Autor

21; Estudiante de Comunicación Social en la UNC (Córdoba, Argentina). Aspirante a escritor y abocado actualmente a escribir sobre fantasmas. Amante de la tecnología y el mundo de los smartphones. Anteriormente redactor en Mundo Firefox OS. Alumno y aprendiz en Comedia Musical. No me vendrían mal un par de centímetros más.

Comentarios