Es bien sabido que Huawei siempre ha dotado a sus dispositivos con una gran batería, y con Honor ha seguido el mismo camino, algo que los usuarios agradecemos mucho. En este caso vamos a analizar el Honor 6, un terminal que por un precio ajustado promete ofrecer unas características más que llamativas.

Diseño cuidado, con una excepción

Empezamos por el apartado estético, donde el Honor 6 cumple bastante bien. Podemos encontrarlo en dos colores, negro y blanco, con un acabado de cristal y un borde de plástico que imita el aluminio. Y aquí es donde encontramos la excepción que adelantábamos en el título, el borde se nota demasiado basto, empañado un poco las buenas sensaciones conseguidas con el resto de materiales.

Tanto el peso como el tamaño están bien conseguidos, sorprendiendo por su ligereza pese a contar con una batería de 3100 mAh. La posición de los botones es correcta, y si abrimos una tapa en el lateral podemos acceder a la ranura SIM y microSD, ya que la tapa trasera no se puede quitar.

Una batería excelente

Como ya hemos adelantado, este terminal cuenta con una batería de nada más y nada menos que 3100 mAh. Esto se traduce en una autonomía que nos permitirá utilizarlo durante dos días sin demasiados problemas. Pero como los días de uso es un dato demasiado subjetivo y depende de cada persona, intentaremos profundizar un poco más en este apartado, sin duda el más importante del dispositivo.

Con un uso basado en Whatsapp, Telegram, redes sociales y navegación web, además de uso mixto entre WiFi y 3G, conseguimos hacer unas 5 horas de pantalla y 30 horas activo desde la última carga. Sin duda unos valores que demuestran la buena autonomía que nos aporta este terminal, pudiendo terminar el día con batería aun haciendo un uso intensivo del mismo. Además, la carga tampoco se queda atrás, pudiendo cargarlo por completo en tan solo 2 horas.

Antes de terminar me gustaría comentar que cuando recibí el dispositivo venía con EMUI 2.3 basado en Android KitKat, una versión que me dejó muy descontento tanto en rendimiento y diseño, como en autonomía. Por suerte existe una actualización a EMUI 3.0 basado también en KitKat y otra a EMUI 3.1 basada en Lollipop. Esta última fue a la que actualicé y he estado utilizando en el día a día, consiguiendo unos resultados mucho mejores en todos los aspectos.

Multimedia equilibrada

Empezamos por lo mejor, que sin duda es la pantalla de 5 pulgadas FullHD. La calidad del panel está a la altura de la gama alta, con unos colores muy vivos y un brillo notable. Pese a ser tecnología IPS, la primera impresión fue de estar ante una pantalla AMOLED debido a la saturación.

Para equilibrar la balanza, toca hablar de la cámara. Monta un sensor de Sony de 13MP, cuyos resultados son bastante buenos, aunque en algunas situaciones pueden salir fotos demasiado saturadas, con unos colores que no se parecen a la realidad. Además, el sensor también se hace un lío cuando la iluminación no es uniforme. Por otro lado, la delantera hace bien su papel con un sensor de 5MP y gran angular, algo bastante común hoy en día. A continuación os dejamos algunas fotos que podéis ver en su resolución real desde aquí.

En cuanto al sonido, no es demasiado alto y da cierta sensación de enlatado, pero está muy parejo al resto de dispositivos de su rango de precios.

Rendimiento y software

En este caso, como era de esperar, contamos con el procesador Kirin 920 de 8 núcleos propio de Huawei, lo que ofrece un buen rendimiento. Tanto el sistema operativo como las aplicaciones se mueven sin ningún problema, así como los juegos más exigentes que se podrán ejecutar sin problemas. A este buen rendimiento también ayudan los 3GB de memoria RAM con los que cuenta.

Como ya hemos comentado en el apartado de la batería, el dispositivo venía en un principio con una versión antigua del sistema operativo, en concreto EMUI 2.3. Mi experiencia con esta versión del SO no fue demasiado buena, tanto por el mal rendimiento en algunos momentos, con ralentizaciones del sistema y poca autonomía, como por el diseño poco cuidado y, si me lo permitís, demasiado feo. Por suerte existen varias actualizaciones oficiales que mejoran mucho esta experiencia, aunque actualizar puede no ser tan sencillo como buscar la actualización mediante OTA. En mi caso tuve que pasar por 3 actualizaciones descargadas desde internet hasta llegar a EMUI 3.1 basado en Lollipop, versión en la cual he estado probando estos días el dispositivo y que me ha dejado muy buen sabor de boca. Hay que añadir que esta versión es una beta, por lo que se recomienda actualizar a EMUI 3.0, versión prácticamente idéntica.

IMG_20150920_190243_634

Conclusiones

Tras estar probando unos días el Honor 6 la sensación con la que me quedo es muy buena, sobre todo por la batería y el software actualizado a EMUI 3.1. Con un uso moderado pude llegar a estar dos días sin cargarlo, algo que con dispositivos mucho más caros como el LG G4 me ha sido imposible. Además el software tiene algunos detalles muy útiles, como el uso con una mano que reduce la pantalla de la misma forma que tenemos en MIUI, sistema al que por cierto se le parece mucho EMUI… ¡incluso en el nombre! Es cierto que el diseño no es tan premium como nos gustaría, pero teniendo en cuenta que está por debajo de los 300 euros tampoco podemos exigirle más.

Especificaciones

ProcesadorHiSilicon Kirin 920 Hi3630, 28nm
Octa Core 4xA15 1.7GHz, 4xA7 1.3GHz
Memoria RAM3GB
Almacenamiento16GB con microSD de hasta 32GB
Pantalla5″ Full HD IPS Japan Display
CámaraPrincipal: 13MP, Frontal: 5MP con gran angular
Batería 3100 mAh
SOAndroid 4.4.2 con actualización a Lollipop
Dimensiones130g, 139,6 x 69,7 x 7,5 mm
Conectividad Bluetooth, Wifi 802.11 a/b/g/n, Radio FM, IR

Artículos relacionados

Comentarios