Hace unas semanas los chicos de Microsoft accedieron a prestarnos el Lumia 735, un terminal presentado el año pasado y que constituye una de las últimas incorporaciones a la saga Lumia. Se trata del hermano pequeño del Lumia 830, del cuál se diferencia realmente por la pantalla, cámara y almacenamiento, ya que aparte de eso montan el mismo equipo, Snapdragon 400 de cuatro núcleos, 1GB de RAM y ambos con Windows Phone 8.1.

En concreto, el Lumia 735 lleva además 8GB de almacenamiento ampliables hasta 128GB mediante una microSD, una pantalla de 4,7 pulgadas y además una cámara trasera de 6,7MP y una frontal de 5MP. Por algo le llaman el teléfono de los selfies.

Lumia 735

Pero no hemos venido a hablar de especificaciones, sino de mi experiencia de uso, así que en resumen previo a enrollarme: muy satisfactoria. Debo decir que jamás había utilizado Windows Phone como sistema operativo principal ni un móvil de la gama Lumia, así que realmente podría decirse que he contado como novatillo en todo el proceso. Vayamos por partes.

Usabilidad y estética

Antes de tener mi móvil actual, un Moto G LTE, tenía un móvil de 4,7 pulgadas, sin embargo, buscaba algo más pequeño para poder tener mejor manejo del mismo, así que la idea de volver de nuevo a este tamaño de pantalla no me atraía demasiado. Sin embargo me llevé una sorpresa: el móvil es muy manejable y cómodo en la mano, tanto con una como con dos.

Lumia 735

Yo recibí la versión en verde, pero sin embargo también hay otros colores, como el naranja o el negro. Cosa que señalar, por cierto, es el hecho de que el cuerpo del móvil está hecho a “dos piezas”, digamos. Por un lado está la pantalla, la cual en su parte trasera contiene la batería y todos los componentes del móvil, y por otro la carcasa, que no es como una tapa trasera convencional, sino que se acopla a la pantalla para dar la sensación de ser una sola, pero sin embargo, es intercambiable y se puede retirar sin problema.

Dicha carcasa está fabricada en policarbonato y ofrece un muy buen tacto, además de que en mi caso no se resbalaba fácilmente de la mano, como sí me pasa con mi móvil actual.

Algo que sin embargo no me gustó en absoluto es la ranura nanoSIM, y es que no sólo no posee el típico clic de las ranuras que te permite extraerla de forma fácil, sino que además el tope de la ranura es demasiado grande, haciendo que la tarjeta se quede demasiado dentro y dificultando su extracción que, de nuevo, tiene que hacerse de modo manual en lugar de con el clic. En mi caso me tocó sacarlo con unas pinzas.

Varios usuarios me han dicho ya que en su Lumia 735 no pasa, así que supongo que se tratará de un fallo en el dispositivo que me entregaron. No toméis en cuenta este pequeño apartado.

Pantalla

La pantalla, como ya he dicho, es de 4,7 pulgadas, dotada con una resolución de 1280×720. Además, se trata de una pantalla AMOLED, con unos colores bastante saturados y unos negros muy oscuros en los que en algunas ocasiones se mezclaban tonalidades oscuras entre ellas, aunque tampoco se notaba en exceso. Posee una densidad de píxeles de 316ppi, lo cual, visto desde mi ojo inexperto, es más que suficiente. Más allá del apartado técnico, la visibilidad de la pantalla en entornos muy luminosos es bastante decente, ni más ni menos.

Audio

Una de las grandes sorpresas que me llevé con este terminal fue sin duda la gran calidad de audio de la que disponía, además de un volumen más que decente, a pesar de disponer sólo de un altavoz.

Dicho altavoz está ubicado en la parte trasera del terminal, aunque los chicos de Lumia lo tuvieron en cuenta y para no afectar el audio cuando estemos reproduciendo algo desde el dispositivo, en la parte inferior de la carcasa colocaron una pequeña mueca que hace que el altavoz no se obture cuando se apoya en una superficie plana, además de amplificar un poco el audio. Muy bien pensado y una de las cosas que más echo de menos en mi actual terminal.

Cámaras

Sí, en plural. Y es que, como ya he comentado, mientras que la cámara trasera tiene unos algo escuetos 6,7MP, la delantera cuenta con 5MP y una lente de gran angular, que junto con el software Lumia Selfie lo hacen un terminal perfecto para aquellos aficionados a los selfies, sobre todo para aquellos que les gusta hacérselos con mucha gente, gracias a la lente que antes he comentado.

Tomada con Lumia Selfie

Para probar la cámara frontal le hemos pedido a un orco de mordor que se haga un selfie y mejore la foto con la aplicación Lumia Selfie. Y aquí tenéis el resultado.

La cámara trasera, a pesar de lo antes comentado y de nuevo juzgando con mi ojo inexperto, hace fotos bastante decentes. Así que aquí os dejo con una galería de 10 fotos y un recorrido por el casco antiguo de Cáceres:

Con poca luminosidad las fotos son bastante buenas, sobre todo viniendo de mi Moto G, donde con poca luminosidad apenas se distingue nada:

Las fotos sin reducir podéis verlas desde aquí.

Sistema operativo, rendimiento y autonomía

Este es quizá uno de esos puntos en los que no me pararía tanto si se tratase de un teléfono Android, pues es el sistema que utilizo día a día. Pero al tener entre las manos un teléfono con Windows Phone, no me queda más remedio que comentar el gran sabor de boca que me ha dejado dicho sistema.

wp_ss_20150224_0001

Por un lado por el rendimiento es soberbio para una gama baja-media, y es que se nota que Microsoft ha refinado el sistema operativo hasta un punto increíble. Además, tuve la oportunidad de probar la beta de la última versión de Windows Phone que incluía Cortana (no llegué a tiempo de probar Windows 10), que dotaba al móvil con una asistente de voz con mucho carisma, pero también con muchas utilidades:

Y es que sí, hacen falta algunas aplicaciones, pero no tantas como se cree, para aquellos que usen el móvil para las redes sociales, comprobar el correo y navegar por internet verán todas sus necesidades cubiertas, ya que disponen de Telegram, WhatsApp, Twitter, Facebook, etc., incluso para los asiduos a los foros (como un servidor) gracias a Tapatalk, Tapacoches o Baconit.

Dicho esto, sí, es verdad que faltan algunas muy útiles, pero también es verdad que la mayoría tienen alternativas no oficiales, como YouTube, que no tiene cliente propio, pero hay miles de aplicaciones creadas por usuarios que permiten navegar por el sitio mediante una aplicación nativa, o Pocket, que tiene la aplicación Poki.

Sobre la autonomía no hay mucha queja, ya que con los datos activados (tanto 3G como 4G) todo el día y unas tres o cuatro horas de pantalla me aguantaba perfectamente hasta la noche, algo que, a pesar de que tampoco es mucho, cumple bastante con el estándar actual.

Conclusión

Definitivamente no se me ocurre una mejor forma de haberme iniciado en el mundillo de Windows Phone, y de hecho lo tendré en consideración para la próxima vez que cambie de terminal. El dispositivo es el balance perfecto entre todos los apartados que he descrito y, si bien flojea en alguno de ellos, otro apartado hace que la balanza vuelva a equilibrarse. ¿Y vosotros? ¿Disponéis de algún terminal con Windows Phone o incluso este Lumia 735? ¿Qué opinión tenéis de él?

Artículos relacionados

Comentarios

  • AbueloPatxi

    O yo tengo un 735 especial o el tuyo tiene mal la ranura nanoSIM, en mi móvil pulsando la SIM se desbloquea y la expulsa.

    La que si hay que sacar con la uña es la microSD, pero esa ya suelen tener un reborde donde poner la uña para tirar.

    • Pues debió ser entonces que el móvil que me prestaron tenía mal la ranura, porque ya te digo que no tenía ningún “clic” para expulsar la nanoSIM. Pondré un aviso en el artículo.

      ¡Gracias!