Seguramente cuando escuchas la palabra smartwatch no puedes evitar pensar en el Moto 360, un reloj que ha conseguido encandilar desde el primer momento a cualquier amante de la tecnología por su llamativo diseño. No se puede negar que Motorola ha conseguido posicionarse como el referente en lo que a relojes inteligentes se refiere, siendo su propuesta la más deseada por los usuarios, aunque también tiene algunos puntos negativos y que es bueno conocer antes de decidirte a comprarlo.

Un diseño que enamora

Se podría decir que el Moto 360 tiene algo que enamora. Realmente no sabría decir qué es, puede que sea su minimalismo, su pantalla circular, su diseño parecido a los relojes clásicos… Pero las opiniones demuestran que el Moto 360 gusta a la gente.

Lo primero que sorprende al sacarlo de la caja es lo poco que pesa, se siente muy ligero en la mano y tiene un tamaño acertado. La correa es la misma que podríamos encontrar en un reloj tradicional, en mi caso la de cuero, aunque Motorola ha sacado hace poco una versión con correa de metal que lo hace más llamativo si cabe. Yo estoy acostumbrado a llevar reloj y no he notado el cambio, de hecho he llevado más a gusto el Moto 360 que mi propio reloj en cuanto a comodidad. La correa de cuero tiene un tacto excelente y sienta muy bien en la muñeca, pero con el paso del tiempo puede empezar a deteriorarse sobre todo por la zona donde se coloca el cierre, algo lógico y normal. Os dejo a continuación una galería para que podáis ver todos los detalles del diseño por vosotros mismos.

La pantalla, el sello de identidad

Si hay algo que destaca en el Moto 360 es su pantalla casi circular, y digo casi porque en la parte inferior le falta un trozo donde está situado el sensor de luz ambiental. Esto es algo que mucha gente ha criticado, pero que realmente en el día a día no molesta ni se echa de menos. Lo que sí molesta un poco en algunas ocasiones es el hecho de que la pantalla sea redonda, ya que aunque Android Wear está optimizado para estas pantallas, hay algunas aplicaciones de la Play Store que no muestran correctamente todo el contenido. Pero esto más que un problema de hardware es un problema de optimización por parte de los desarrolladores o del propio sistema operativo, que en cualquier caso tiene una sencilla solución actualizando dichas aplicaciones.

Los niveles de brillo y contraste también son muy buenos, pudiendo utilizar el reloj a plena luz del sol sin ningún problema. La pantalla se encenderá cuando lo necesitemos, pudiéndose activar de tres formas: mediante el gesto de mirar el reloj, tocando la pantalla o apretando el botón situado en el lateral, mientras que para apagarla bastará con esperar unos segundos o poner la palma de la mano sobre la pantalla. La verdad es que el resultado es realmente bueno y en pocas ocasiones he tenido que tocar la pantalla para encenderlo. También tendremos la opción de activar la pantalla ambiental, que mantendrá la pantalla encendida más frecuentemente en blanco y negro, pero de esta forma aumentará considerablemente el consumo de batería.

Algo que me sorprendió nada más encenderlo fue que la pantalla no es tan nítida como yo me esperaba. Es cierto que se ve muy bien, pero no tendremos una densidad de píxeles como la que nos tienen acostumbrados los smartphones actuales, pudiendo distinguir los píxeles fácilmente y sin necesidad de acercarnos mucho.

Funciones y usos

Un smartwatch sirve principalmente para consultar las notificaciones que recibimos en nuestro dispositivo Android vinculado. Es decir, cualquier notificación que recibamos aparecerá en forma de tarjeta en la pantalla del Moto 360, al más puro estilo Google Now. Esto nos va a permitir ahorrarnos el tener que sacar el móvil cada vez que recibamos una notificación, pudiendo realizar ciertas tareas como descartarla, leer su contenido o incluso contestar si la aplicación lo permite.

El hecho de poder contestar mensajes directamente desde el reloj y sin necesidad de escribir nada, simplemente hablando, es uno de los principales puntos a favor de estos dispositivos. En el tiempo que he estado probando el Moto 360 he utilizado esta función con bastante frecuencia, por ejemplo cuando iba por la calle. Y lo mejor es que funciona bastante bien, me ha sorprendido la precisión con la que escribía todo aquello que yo le iba dictando, fallando únicamente cuando había mucho ruido de fondo. Eso sí, tiene un problema que para mí es fundamental. El hecho de que solo podamos responder a las notificaciones implica que una vez contestada ya no puedes enviar mensajes a otros contactos o incluso a esa misma persona, problema que de nuevo sería fácilmente solucionable mediante una actualización.

Algo que también he echado de menos es la existencia de sonidos que permitan avisar de las notificaciones y de ciertas acciones, como la activación de Google Now. El Moto 360 no tiene ningún tipo de altavoz, si no que hace uso de vibraciones para avisarnos que nos ha llegado una nueva notificación. Esto también hace que cuando recibimos una llamada, la única acción que podemos realizar con el reloj es la de colgar, teniendo que coger el móvil para poder atender la llamada.

Además, podemos aumentar las funcionalidades del dispositivo instalando aplicaciones compatibles con Android Wear desde la Play Store en el dispositivo vinculado, teniendo de esta forma desde una calculadora de muñeca, hasta juegos para no aburrirnos en los ratos libres, pasando por aplicaciones tan conocidas como Evernote, IFTTT o Pinterest. Eso sí, no os recomiendo abusar de los juegos si no queréis quedaros sin batería a mitad de mañana. Y para los más deportistas están las funciones de monitorización, que podremos sincronizar con los servicios de Google Fit o con los propios proporcionados por Motorola.

Una buena autonomía, pero necesita mejorar

La autonomía de la batería es uno de los temas más polémicos del Moto 360. Y es que no podremos librarnos de cargar el reloj cada día, pudiendo llegar a los dos días de autonomía si tenemos suerte y no lo utilizamos demasiado. Esto es algo que mucha gente no acepta, ya que es otro dispositivo más que nos tiene atados al enchufe cada día. Pero por mi experiencia tengo que decir que al final te acostumbras y el hecho de quitarte el reloj por las noches para dejarlo cargando en su base inalámbrica se vuelve casi una rutina que haces sin darte cuenta.

En favor del Moto 360 tengo que decir que esto no es un problema que afecte solo a este dispositivo, si no que es una limitación de prácticamente cualquier smartwatch con unas características similares, como lleva pasando también en los smartphones desde sus inicios.

Rendimiento suficiente, pero…

Llegamos a otro punto delicado, principalmente porque el Moto 360 monta un procesador con unos cuantos años ya a sus espaldas, mientras que la competencia suele utilizar el conocido Snapdragon 400 que tan buenos resultados ha dado a la propia Motorola. Esto en principio no debería ser un problema siempre y cuando el rendimiento sea bueno. Y la verdad es que, pese a todo, el rendimiento es bastante bueno, aunque hay ciertos momentos en los que la interfaz no funciona todo lo fluida que debiera y podemos notar algún tirón. No se si esto es normal en el resto de dispositivos porque aun no he podido comparar con otros modelos, pero este es sin duda uno de los aspectos que más tiene que mejorar Motorola en su próximo Moto 360 para ponerse a la altura de la competencia.

Precio y conclusiones

Ahora llega el momento de la verdad, aquel en el que nuestras carteras empiezan a temblar. El Moto 360 no es un dispositivo barato, aunque la competencia se sitúa en unos precios parecidos. Lo podemos conseguir por unos 250 euros, un precio que en mi opinión es demasiado alto teniendo en cuenta lo que nos ofrecen actualmente estos dispositivos.

En general creo que el Moto 360 es uno de los mejores smartwatches que hay actualmente en el mercado. Puede que sobre el papel no destaque por sus especificaciones, pero lo cierto es que al probarlo deja muy buenas sensaciones y, sobretodo, te acostumbras rápidamente a llevarlo por lo cómodo y lo familiar que resulta llevarlo puesto.

Lo cierto es que al final un smartwatch se utiliza, casi en exclusiva, para ver las notificaciones de nuestro smartphone, obviando claro está la función horaria propia de un reloj. Esto resulta en que el rendimiento pase a un plano secundario, predominando como aspectos decisivos a la hora de elegir un dispositivo el diseño y la ergonomía, aspectos en los que el Moto 360 sin duda destaca.

Por tanto, mi consejo para los que estáis pensando en comprar un smartwatch es, en primer lugar, que si podéis esperar no os precipitéis en la compra. Los smartwatches llevan muy poco tiempo en el mercado y aun quedan muchas cosas por mejorar. Por tanto creo que es una buena idea esperarse a las próximas generaciones para ver que nos pueden ofrecer y si mejoran los puntos flacos de esta primera generación. Por otro lado, si os sobra el dinero y queréis compraros un smartwatch estas navidades, sin duda el Moto 360 sería la opción que yo elegiría actualmente.

Ahora ya la decisión es vuestra y de vuestras carteras. ¿Qué os ha parecido el Moto 360? ¿Creéis que merecen la pena actualmente este tipo de dispositivos? Dejadnos vuestras opiniones más abajo en los comentarios.

Especificaciones técnicas

  • Dimensiones: 46 mm de diámetro x 11.5 de profundidadmoto360-especificaciones
  • Peso: 49 g
  • Sistema Operativo: Android Wear 1.0
  • Tipo de tarjeta SIM: No
  • Tamaño de pantalla: 1.56 pulgadas
  • Resolución: 320 x 290 píxeles
  • Densidad de píxeles: 205 ppi
  • Tecnología: LCD
  • Procesador: TI OMAP 3
  • Tipo de procesador: 1 núcleo a 1 GHz
  • Memoria RAM: 512 MB
  • Memoria interna: 4 GB
  • Ampliable mediante tarjetas: No
  • Batería: 320 mAh
  • Conectividad: Bluetooth 4.0
  • Conector de carga: Carga inalámbrica
  • Otras características: podómetro, monitor de ritmo cardíaco

Producto cedido por Motorola España: Página oficial

Artículos relacionados

Comentarios