Seguramente conozcáis f.lux si os preocupáis minimamente por vuestra vista al pasar las noches frente al ordenador, se trata de un programa que adapta el color de la pantalla para hacerla más amigable a la vista por las noches, dependiendo de dónde nos encontremos. Es una aplicación que funciona perfectamente tanto en Mac como en Windows, pero sin embargo, aunque dispone de una versión para Linux, esta posee un error muy grave que hace que la CPU trabaje al 100% mientras está abierta.

RedShift

Sin embargo, como con todo, hay alternativas y ahí es donde entra RedShift, que es una versión para Linux con la misma función que f.lux: adaptar la pantalla a nuestra vista. Sin embargo la configuración del programa no es tan sencilla como la de f.lux, así que aquí os explico cómo podéis descargar y configurar la aplicación.

Descargando e instalando RedShift

En la mayoría de las distribuciones, hay un paquete llamado redshift redshift-gtk que podéis instalar utilizando vuestro gestor de paquetes favorito. Como siempre, en Debian y derivados como Ubuntu y, a su vez, derivados de Ubuntu como elementaryOSLinux Mint podéis instalarlo con este comando:

En ArchLinux y derivadas como Manjaro podéis utilizar los repositorios oficiales:

Y, por último, para Fedora y similares podéis utilizar, si estáis en una versión superior a la 22:

O para versiones anteriores a la 22:

Como siempre, también podéis conseguir un tarball desde la página oficial en GitHub:

Página en GitHub

Configurando RedShift

Para iniciar RedShift podéis, simplemente, utilizar el siguiente comando:

Con este comando, le pasáis la latitud y longitud de Copenhague, por ejemplo. Aunque recomiendo crear un archivo de configuración para no tener que abrirla por terminal siempre.

Para ello, primero tendremos que crear nuestro archivo de configuración en la siguiente localización: ~/.config/redshift.conf, para ello, podemos dirigirnos a la carpeta .config dentro de nuestra carpeta personal, o hacerlo mediante terminal. Para esto último, abrimos la terminal y ejecutamos el siguiente comando:

Con ello ya tendremos el archivo creado, sólo necesitamos configurarlo con nuestra ubicación y preferencias. Para ello, lo abriremos  (mediante terminal, ya que necesitamos permisos de superusuario para modificar dicho archivo) con nuestro editor favorito. En este caso voy a utilizar nano, un sencillo editor de texto por terminal que viene instalado en casi todas las distribuciones por defecto, pero podéis utilizar cualquier otro, como gedit o vim, lo que prefiráis.

Abriremos el archivo en nano con el siguiente comando:

Esto abrirá el documento en nano, en mi caso ya tengo texto ya que utilizo RedShift desde hace tiempo, pero en vuestro caso aparecerá vacío:

RedShift

Bien, ahora es la hora de poner nuestra configuración, para ello podemos basarnos en el archivo de configuración que hay en la página oficial de RedShift de ejemplo. En este caso, os he traducido todo a español:

Ojo: Necesitáis modificar los valores de latitud y longitud, ya que si copiáis tal cual el archivo que os acabo de dejar, la transición se hará en el horario de de donde me encuentro actualmente en lugar de en vuestra ciudad. Para conseguir la latitud y longitud de vuestra localización, podéis utilizar esta página, que poniendo nuestra ciudad, nos devuelve abajo la latitud y longitud de esta:

RedShift

Iniciando RedShift

Podemos iniciar la aplicación de dos formas: una ejecutando redshift en la terminal, lo cual iniciará el programa pero con un gran inconveniente: no podemos cerrar la ventana de la terminal, ya que se cerrará el programa.

O podemos iniciarla desde el menú de aplicaciones, el cual debe de haberse instalado para iniciarse como una aplicación más:

RedShift

Si por alguna razón no os aparece, siempre podréis ejecutarla desde la terminal poniendo redshift-gtk, con eso se lanzará un pequeño icono RedShift en la barra de iconos que mantendrá ejecutada la aplicación sin necesidad de mantener también la ventana de la terminal abierta.

Y listo

¡Con esto ya tenemos nuestro RedShift preparado! Ahora ya podéis quedaros hasta altas horas de la noche delante de la pantalla sin dañar tanto vuestra vista. ¿Qué os parece el programa? ¿Os resulta útil o preferís el color natural de la pantalla? ¡Dejadnos un comentario con vuestra opinión.

Artículos relacionados

Comentarios

  • Desmond Bartollucci

    Hola.
    He tenido inconvenientes con Redshift v1.9.1. Ya no se ejecuta en Linux Mint 17.3. Cuando lo instalé hace unos meses si funcionaba.

    En cuanto a calidad, es un poco brusco en el color que da a la pantalla. Los drivers de video del fabricante en windows, suelen ser más sutiles y agradables. Por ejemplo, cuando quieres poner un valor por debajo de 6500 ºK.

  • Rafael A. Rodríguez Ch.

    Gracias por la información amigo me ayudo y todo va perfecto, saludos cordiales

  • Miguel Garcia Martinez

    hola que tal amigo, lo instalé desde la synaptics, se que no es tan debian hacer eso jaja, pero me funcionó por si alguien tiene problemas con eso.
    Solo que si deben de activar su ubicación
    Debian 9 strech con gnome