No cabe duda que desde hace un tiempo lo retro está de moda. Las modas son un ciclo que se van repitiendo cada cierto tiempo, y parece que con las consolas y los videojuegos está empezando a pasar lo mismo. Pese a que hoy en día podemos disfrutar de juegos tan realistas y con tantos detalles que podríamos llegar a confundirlos con imágenes reales, los clásicos de cuando éramos pequeños como Mario, Sonic y compañía resurgen con más fuerza que nunca. Aprovechando esto, Nintendo está creando versiones Mini de sus primeras consolas, incluyendo algunos de los títulos más importantes de cada plataforma. Si eres de los que se han quedado sin ella o quieres ir más allá de los límites impuestos por Nintendo y el propio hardware del dispositivo, estás en el sitio correcto, porque vamos a explicar cómo crear una NES Mini con una Raspberry Pi.

NESPi Case

Requisitos previos

Crear una NES Mini es muy sencillo y no requiere de conocimientos en electrónica ni programación. Lo único que necesitaréis será seguir esta guía y contar con lo siguiente:

Montar la carcasa

Una vez tengamos lo anterior podemos empezar a crear una NES Mini. Lo primero será montar la Raspberry Pi dentro de la carcasa, algo muy sencillo si seguimos las instrucciones que vienen incluidas en el paquete. En resumen, deberemos conectar el USB interno a uno de los USB de la Raspberry (recomendable uno de la parte superior para evitar que el cable se doble demasiado), el conector Ethernet y los pines de alimentación en la misma posición y orientación que se muestra en la siguiente imagen.

Una vez hecho esto, ponemos los dos tornillos internos que fijan la Raspberry y luego los que cierran la carcasa. Van un poco duros al principio, pero no os preocupéis, es normal. Por otro lado, es recomendable instalar un disipador al procesador antes de cerrar la carcasa para mejorar las temperaturas del mismo.

Con esta carcasa podremos encender la Raspberry pulsando un botón, incluso reiniciarla de la misma forma que lo hacíamos con la NES original. Además la calidad de los acabados y los pequeños detalles como el compartimento para guardar tarjetas microSD o adaptadores hacen que sea una compra más que recomendable.

Tema de NES Mini para el menú

Ya sólo nos queda un pequeño detalle, modificar el diseño del menú de Retropie para que se parezca al de la NES Mini. Esto es tan sencillo como acceder al menú de configuración y seleccionar ES Themes. Nos aparecerá un menú con un fondo azul, buscamos la opción Install ruckage/nes-mini (not installed) y pulsamos OK. Una vez termine, pulsamos Cancel y volveremos al menú principal. Ahora pulsamos START y entramos en UI Setting, Theme Set y seleccionamos el de NES Mini que acabamos de instalar.

Y ahora sí, ya sabéis cómo crear una NES Mini con una Raspberry Pi de forma sencilla, más barata que la original y con más posibilidades. Si tenéis cualquier duda sólo tenéis que dejarlo en los comentarios. Y también podéis dejarnos fotos de vuestras creaciones. ¡A jugar!

Artículos relacionados

Comentarios