Como ya sabemos, la actualización a Windows 10 está dando bastantes problemas en cuanto a compatibilidad de hardware y rendimiento, con un alto consumo de CPU. El primer problema lo podemos solucionar, en ocasiones, con descargar los drivers de nuestro equipo desde la página web del fabricante del equipo y/o componentes. Para el segundo, ya es algo más complicado, pero aquí en Bytelix os vamos a dar tres sencillos trucos que solventarán gran parte de ese alto consumo de CPU.

Solución 1

En Cortana o pulsando la tecla Windows + R escribimos “regedit“. Después tendremos que buscar la siguiente ruta: HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\CurrentControlSet\Services\TimeBroker. Buscamos la entrada “Start” y modificamos el valor de 3 a 4.

Solución 2

En Inicio, pulsamos en “Configuración“. Una vez ahí vamos hasta Actualización y Seguridad y pulsamos sobre Opciones avanzadas. Una vez que estemos dentro, seleccionamos “Elige el modo en que quieres que se entreguen las actualizaciones” y la desactivamos.

Este problema se debe a que nuestro equipo con Windows 10 ejecuta en segundo plano la descarga P2P de actualizaciones para evitar la carga de los servidores de Microsoft y tener mayor velocidad de descarga en la actualización y está ocasionando un mayor consumo de CPU.

actualizacion

Solución 3

Como antes, vamos a “Configuración” pero, en esta ocasión pulsamos en “Sistema” y ahí dentro nos desplazamos hasta el submenú “Notificaciones y acciones“. Una vez estemos ahí tendremos que desactivar las notificaciones de “Mostrarme sugerencias de Windows“.

notificaciones

A la espera de que Microsoft saque una gran actualización, la cuál está prevista para noviembre, con estos tres sencillos métodos podremos solventar el problema del consumo de CPU que tantos quebraderos está dando Windows 10.

 

Artículos relacionados

Comentarios