Hoy en día la gran mayoría de las cámaras, si no es que todas, tiene integrado el modo “HDR”. Hoy vamos a explicar a qué se refiere éste modo y en qué momento utilizarlo.

Primero que nada, no se debe confundir el “HDR” de una cámara con el “HDR” de una televisión, pues mientras el de la televisión habla del nivel de luminosidad de los píxeles, el de la cámara se refiere a una combinación de diversas tomas para obtener un mejor nivel de contraste. Claro está, ambos procesos están relacionados entre sí pues son, por decir así, parte de la misma secuencia.

HDR son las siglas de High Dynamic Range ó en español Alto Rango Dinámico. Esto se consigue con una serie de imágenes con diferente contraste que se mezclan para obtener una imagen con los claros y oscuros bien definidos y más de acuerdo a lo que observa el ojo humano.

Para observar contenido en HDR se necesita, obviamente, un panel o pantalla compatible con esta tecnología, pero se puede observar la diferencia a simple vista.

Sin HDR

Sin HDR

Con HDR

Con HDR

Podemos ver que la diferencia en la luminosidad entre las imágenes es aparente a la primera impresión y como con el HDR se obtiene una imagen más fiel a los contraste de colores y a cómo lo vería el ojo humano. ¿Y vosotros, soléis utilizar el modo HDR o preferís hacer las fotos sin ellos?

Artículos relacionados

Comentarios