Tras varios años y después de tantas alegrías con mi querido Windows 7, decidí por fin pasarme a Windows 8.1 tras la compra de un ordenador de sobremesa. Nunca he sido partidario de la versión 8 del sistema de las ventanas, pues su interfaz se me hacía poco o nada manejable para un ordenador de sobremesa que no dispone de entrada táctil. Después de varias semanas investigando las novedades del sistema, me percaté de una carencia tan simple que pensaba que era un fallo de instalación de Windows: no existía la opción de hibernación en el – engorroso – menú de apagado.

hibernar1

Buscando y buscando por todos los menús habidos y por haber, incluso habilitando la función desde la máquina de comandos, la opción seguía sin aparecer. No es hasta que vuelvo a Windows 7 en mi portátil cuando me doy cuenta de dónde aparece la maldita opción. Es tan simple como pulsar click derecho en el símbolo del sistema e ir a Opciones de energía. Acto seguido pulsamos en Elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado, clickamos en Cambiar la configuración actualmente no disponible y habilitamos la opción de Hibernar en Configuración de apagado.

hibernar2

Guardamos cambios y listo, ya tenemos habilitada la opción de hibernación en el menú de apagado. Y tú, ¿conoces alguna otra forma de activarla? Cuéntanosla en los comentarios.

Artículos relacionados

Comentarios