Hace ya casi cuatro meses que cambie mi querido Motorola Razr por un magnífico BQ Aquaris 5HD. Mi hermano decidió regalármelo tras haberlo dejado olvidado en un cajón por culpa de un Galaxy S5 que adquirió hace poco a través de operador.

La cuestión es que, viendo el espléndido resultado que me está dando mi nuevo BQ, pienso que el actual ritmo de actualización de terminales está más motivado por una avaricia desmesurada por parte de los fabricantes, que por una necesidad real. Si bien he de reconocer que, pese a ser un amante de la tecnología, intento hacer un consumo responsable y no renovar material cada vez que cambia el número de la versión.

Adquirí mi Motorola Razr en diciembre de 2011 y lo jubilé en Agosto de 2014. Es decir, me duro dos años y siete meses.  Durante todo este tiempo, y centrándonos únicamente en Samsung y en su terminal fetiche, se han puesto a la venta los siguientes modelos:

–          Samsung Galaxy SIII: Mayo 2012

–          Samsung Galaxy S4: Abril 2013

–          Samsung Galaxy S5: Abril 2014

Considero que el uso que hago de mi smartphone es bastante intensivo, ya que no me limito al Whatsapp y a un Angry Birds de vez en cuando, sino que utilizo prácticamente a diario las siguientes aplicaciones: Jorte, Maps, Runtastic Pro, Telegram, Whatsapp, Dolphin, Evernote, Tunein Radio, Twitter, y Play Music, además de Skype, Drive, Gmail, Pocket, Plume y Youtube, de manera esporádica.

En honor a la verdad,  los últimos meses de vida de mi Razr fueron algo duros. Iba bastante lento y tenía que reiniciar de vez en cuando para poder seguir utilizándolo. Sin embargo, con el BQ, que a nivel de hardware se asemeja bastante al Galaxy SIII (puesto a la venta en 2012), no tengo ningún problema: va rápido, no se bloquea ni ralentiza y la multitarea funciona estupendamente.

Después de la revolución que supuso el primer iPhone en 2007, parece ser que los avances consisten, especialmente en estos últimos tres años, en pantallas más grandes, hardware más avanzado y perfiles más finos.  Todo, con tal de poder presentar por lo menos un terminal estrella al año y que las ventas no decaigan.  ¿Hasta cuándo durará este ritmo de actualizaciones sin innovación relevante? ¿Cuánto tiempo más tendremos que soportar esta creatividad estéril? O quizás, es que estamos saturados.

Artículos relacionados

Comentarios

  • EmilioMateo58

    Totalmente de acuerdo! Has puesto el ejemplo de Samsung, pero si ya nos podemos a hablar de Sony con la gama Xperia Z… Esos si que se pasan!

    • Tienes razón!! puse el ejemplo de Samsung porque es la marca de referencia en Android, pero Sony últimamente también tiene un ritmo de actualizaciones totalmente endiablado

  • Álvaro Durán Sáez

    Yo creo que cambiar de móvil cada 2 años está bien, eso sí, a ser posible si es un Nexus, garantía de actualizaciones y un buen terminal.
    Luego están los Geek’s que no aguantan más de 1 año con un terminal jaja

    • Totalmente de acuerdo!!! cada dos anos me parece mas que razonable.

  • Creo que cambiar el móvil cada año no es para nada necesario. Yo tengo mi Nexus 5 ya un año y sigue funcionando igual de bien, o mejor incluso ahora que tiene Lollipop, que cuando lo compré. Y no tiene nada que envidiar a los nuevos dispositivos que están saliendo de nueva generación. Está claro que ya no tiene el mejor hardware, pero sigue cumpliendo en cuanto a rendimiento. Eso sí, también hay que decir que las empresas podrán sacar dispositivos con mucha frecuencia, pero al final el que toma la decisión de actualizar es el usuario.

  • Jose Moreno

    Yo me he olvidado de los reinicio, lag y actualizaciones de términal desde que tengo mi Nokia 925. Llevo casi 2años y no pensó cambiar hasta que se rompa, porque con las actualizaciones de WINDOWSPHONE rejuvenece

    Y no echo de menos ninguna App, y los mapas off line son increíbles para mi trabajo. OneNote impresionante, fotos que decir, una pasada. También mucha música, podcast y aplicaciones varias de noticias o rrs. Ah, sin olvidar Whatsapp y telegram.

    • Windows Phone es un sistema operativo muy bien optimizado. Y si encima tienes todas las aplicaciones que necesitas, perfecto. ¡Un saludo!

  • Jose Pons

    Mi primer SmartPhone fue el iPhone 3G y no lo cambie hasta el iPhone5. Es cierto que al final era un poco infernal, tener que reiniciar a menudo, esperar cerca de un minuto para entrar en algunas aplicaciones… pero creo que me duro mas que razonablemente. Las actualizaciones de dispositivo anuales son lógicas desde el punto de vista de las marcas (ocurre en muchos campos como los coches, las TV..) para mantener el atractivo en un mercado con mucha competencia, el problema es cuando algunas aplicaciones o actualizaciones dejan de ser compatibles, eso si me parece poco ético ya que te “obliga” a cambiar de dispositivo antes de lo necesario haciendo estragos en la economía domestica..

    • Totalmente de acuerdo. La elección de cambiar o no debe estar en el usuario, y no en la empresa.

  • Álvaro de la Peña

    Por una parte, como dice Miguel Berrio, me parece un acto total de avaricia. ‘Más, más y más’. Desde que salió el Galaxy S hemos ido tenido evoluciones considerables en los smartphones. En aquellos tiempos y, hasta hace un año y medio, puede que tuviese algo de sentido sacar móviles cada año. Pero, ¿por qué? Porque había tecnología. Estaba “inventado” y era posible dar un mayor salto. Ahora, ¿qué diferencias notáis entre el Galaxy S4 y el S5? Incluso en la estrategia de Sony de sacar terminal cada medio año. ¿ Xperia Z2 o Z3? No hay grandes diferencias. ¿Snapdragon 801, Snapdragon 805? En esencia es un overclocking. Se han estancado. Han querido avanzar tan rápido que ha llegado el punto en el que no dan a basto. Ahora con los 64 bits parece que se va a pegar otro pequeño saltito pero, si a Apple no le da por ello, Qualcomm se queda estancado. Un poquito de competencia (dejando a un lado que sean útiles en un smartphone esos 64 bits) nunca viene mal.

    Pero por otra parte, no todos nos compramos un smartphone el mismo mes, ni nos dura lo mismo. Por eso es un buen motivo para sacar terminales nuevos cada año y así tener el mercado abastecido con lo último. Siempre hay gente que quiere ‘lo más’. Si a ti se te estropea el móvil a los 15 meses y le tienes que tirar a la basura, ¿vas a querer comprarte un móvil de hace un año y pico? Ojo! Hay gente que lo hace a día de hoy, pero lo hace en lugar de comprarse un gama media. Pero habiendo clientes que siempre quieren lo mejor del mercado (al menos en este ámbito), el fabricante va a tener cubierto esa plaza.

    ¿Qué conclusiones saco yo de esto? Es culpa de ambos, fabricante y consumidor, y, sin acordarnos de ellos, se meten terceros: las operadoras. Ahora ya apenas se hace y, si se hace, la rebaja es muy pequeña, pero todos recordamos que hace 4-6 años, por tener un contrato de 18-24 meses te hacían una más que considerable rebaja en el móvil. Algo muy suculento si en condiciones normales vas a sacar provecho a la tarifa que eliges, si coges una tarfia de 50€ y no la sacas provecho, sales perdiendo. ¿Qué pasaba entonces? Se acababa la permanencia y el consumidor no pensaba en otra cosa que irse a otra operadora para conseguir otro móvil mucho más barato. Nos han “acostumbrado” a cambiar de móvil cada 2 años. Por eso esa mentalidad ahora de decir “Me tiene que durar el móvil dos años como poco”. Se nos han quedado en la cabeza los 2 años de permanencia, aunque compremos el móvil libre.

    Sé que esto no se hacía en todos los países, de hecho, en muchos países (Bélgica, por ejemplo) no tienen esa costumbre de cambiar tanto de móvil y el marketing de los fabricantes en esos países es mucho menor. Aquí en España, los fabricantes saben que estamos pegados al móvil, cosa muy influyente para que cualquier persona tenga información de que Samsung va a sacar un terminal nuevo y quiera comprarle.

    Esto, aquí en España. En Japón o EEUU, con la población que tienen, se ve con mayor motivo de mantener a buen nivel los productos del mercado. (Segundo punto que cito)

    Opinión personal y conclusiones que saco. Puedo estar equivocado, pero es como lo veo a día de hoy.

    Un saludo a todos.

    • Sin duda estoy de acuerdo contigo, que las empresas saquen nuevos modelos cada año no obliga al usuario a actualizar con esa misma frecuencia. Y lo que dices sobre las operadoras no lo había pensado nunca, pero tiene mucha lógica. De echo yo siempre he dicho que como mínimo aguantaría un móvil dos años sin darme cuenta que tenía relación con el tema de la permanencia de las operadoras jajaja.

      También es cierto que los saltos entre cada modelo cada vez son más pequeños, pero supongo que no era normal el ritmo que se había cogido estos últimos años y en algún momento tenía que saturar.

      ¡Gracias por compartir tu opinión! Un saludo.

    • Muy buen aporte Alvaro. La verdad es que cierto es que la culpa no es exclusiva de las operadores, sino que todos aportan su grano de arena. Y como bien indicas el caso español es un tanto peculiar. Somos el país europeo con mayor uso de smartphones entre la población. Y eso los fabricantes y operadoras lo saben, y juegan con ello.