Hasta hace unos días estuve probando un Nokia Lumia 530, un dispositivo que podemos conseguir por menos de 100 euros y que nos ofrecerá lo necesario para cumplir las expectativas de un usuario básico. Pero en este artículo no voy a hablaros del dispositivo, si no del sistema operativo. Y es que este ha sido el primer contacto que he tenido con Windows Phone desde que en su día mi padre tuviera un HTC Touch con Windows Mobile 6.0. En aquel entonces Windows Mobile era uno de los sistemas operativos más avanzados en dispositivos móviles, pero con la salida de iOS y Android, Microsoft tuvo que renovarse para poder competir.

htctouch

Y la verdad que el cambio ha sido impresionante. Han conseguido crear una interfaz totalmente distinta a la de la competencia, que podrá gustar más o menos dependiendo de los gustos de cada uno, pero lo que no se puede negar es que han sabido innovar y no limitarse a crear algo parecido a lo que la gente buscaba en ese momento. Microsoft se ha arriesgado, quizás porque puede permitirselo, pero creo que le está saliendo muy bien, tanto en su sistema operativo móvil como en el de escritorio.

Rendimiento incluso en gama baja

Uno de los aspectos más cuidados del sistema operativo de Microsoft es su buen rendimiento. Han sabido optimizarlo para que funcione sin tirones incluso en dispositivos de gama baja. Pero no solo el sistema operativo, también las aplicaciones funcionan sin ningún problema, mostrando una fluidez que ya le gustaría a más de un dispositivo Android. Con el Lumia 530 pude jugar con un rendimiento bueno a la mayoría de juegos, solo limitándome el poco espacio de almacenamiento que no me permitía instalar algunos.

La interfaz, sencilla y diferente

La interfaz de Windows Phone es probablemente una de las cosas que más echan para atrás a la mayoría de la gente. El hecho de que sea totalmente distinta a lo que están acostumbrados muchas veces puede ser un punto negativo a la hora de elegir un dispositivo. Es cierto que al principio cuesta un poco acostumbrarse al cambio, pero al cabo de unos días utilizándolo es como si lo conocieras de toda la vida.

wp-inicio

A lo que no he conseguido acostumbrarme del todo es a la interfaz de las aplicaciones. Siempre me han gustado las aplicaciones coloridas y llamativas, y esto en Windows Phone es difícil encontrarlo. Normalmente en las aplicaciones predomina el color blanco o el negro, con formas planas y en ocasiones demasiado texto en pantalla. Si sumamos esto a que los desarrolladores no están excesivamente motivados por programar para este sistema operativo muchas veces encontramos aplicaciones que dejan bastante que desear.

El mayor problema, la falta de aplicaciones

Puede que este sea el problema del que más hayáis oído hablar. Es cierto que la tienda de aplicaciones ha crecido bastante en el tiempo que lleva abierta, pero siguen habiendo muchas carencias importantes. No tendréis problemas si os limitáis a utilizar lo básico: Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagram… Pero si sois usuarios un poco más avanzados o, como yo, utilizáis mucho los servicios de Google notaréis un vacío difícil de solventar. La falta de una aplicación oficial de Youtube o servicios como Pocket restan puntos a la opción de utilizar Windows Phone como mi sistema operativo diario.

Lo que espero es que con la salida de Windows 10 y la unificación de todos los dispositivos bajo un mismo sistema operativo consigan solucionar esta carencia. Pienso que este paso va a ser fundamental para conseguir motivar a los desarrolladores, ya que su aplicación llegará tanto a dispositivos móviles como a ordenadores y tablets, dispositivos que cada vez están más extendidos gracias a la renovación que supuso Windows 8. Con esto Windows podría pasar a competir cara a cara con sus rivales iOS y Android.

Conclusiones

Creo que Windows Phone es un gran sistema operativo y que su mayor problema reside en la falta de confianza por parte de los desarrolladores de aplicaciones. Al fin y al cabo lo que utilizamos en cualquier dispositivo son aplicaciones, y el sistema operativo no es más que el medio que nos permite ejecutarlas y que funcionen con fluidez. Y esto es algo que WP hace de maravilla, no se puede negar que si por algo destaca el SO de Microsoft es por lo bien que funciona en cualquier configuración de hardware.

Creo que a Microsoft le queda aun mucho trabajo por delante, pero con Windows 10 ha tomado el buen camino. No me cabe duda de que en un futuro conseguirán ponerse a la altura de sus competidores en todos los aspectos donde ahora flojea un poco. Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Veis a Windows Phone un digno rival o creéis que se quedará relegado a la tercera posición para siempre? ¿Os pasaríais a WP? ¿Qué cambiariais? Dejadnos vuestras respuestas en los comentarios.

Artículos relacionados

Comentarios