Lo sé, quizá el título de lugar a confusión y parezca que no sé qué quiero decir realmente, pero la primera frase es lo que suele escucharse cuando le preguntas a alguien si necesita un smartwatch: claro que no. Y es cierto, ¿para qué necesitamos un dispositivo en nuestra muñeca para darnos las notificaciones, si ya existe el móvil y además depende directamente de él?, ¿para qué utilizarlo para darnos la hora, si ya tenemos relojes?

Hace ya una semana aproximadamente que adquirí mi primer smartwatch, un LG G Watch y, si bien era de los que opinaba que no necesito un smartwatch, no me ha venido nada mal, incluso cada día consigo encontrarle nuevas utilidades.

Pero antes de nada… ¿qué hace un smartwatch en mi vida?

Esta es una pregunta un tanto trampa, ya que lo cierto es que el límite de utilidad lo pones tú. En mi caso, lo utilizo sobre todo para visualizar de forma rápida mis tarjetas de Google Now (viene genial por ejemplo para cuando hay un partido de tu equipo favorito y Now te pone los resultados en tiempo real), para leer rápidamente (y contestar) notificaciones, añadir recordatorios, controlar la música…

Pero si eso ya lo hace mi móvil

Sí, efectivamente, además el smartwatch por sí solo no tiene apenas utilidad, ya que todo su contenido se recibe desde el terminal, así que no te hace falta uno en absoluto, puedes simplemente sacar el móvil y realizar todo esto.

Sin embargo, ponte en situación: estás llegando tarde a una reunión, clase o cita, alguien te habla por TelegramWhatsApp o cualquier cliente de mensajería y es urgente, por lo que necesitas contestar. Si estás parado, probablemente no te moleste coger el móvil y responder, sin embargo si vas andando rápido o incluso corriendo te resulte mucho más útil pulsar un botón en tu smartwatch y contestar por voz, el reloj se encargará automáticamente de transcribir lo que dices a texto y lo enviará al destinatario. Sobra decir que me ha salvado más de una vez.

Otra de las utilidades que más le encuentro, como buen aficionado a la música, es controlar lo que está sonando directamente desde el reloj. De este modo, cuando voy andando por la calle y quiero pasar de canción, en lugar de sacar el móvil e interactuar con el reproductor desde ahí, sólo tengo que pulsar un botón en el reloj. O, dado que tengo subscripción en Google Play Music y las radios aleatorias me encantan, el poder ver rápidamente el nombre de una canción e incluso guardarla para después.

Android Wear

Además tampoco han sido pocas las veces que he podido mirar de un vistazo quién me llamaba mientras iba por la calle para saber si era importante o podía esperar (y colgar directamente desde el reloj) o que me vibre la muñeca y pueda ver los recordatorios que he puesto en Google Now de un simple vistazo sin sacar el teléfono.

Las aplicaciones

Por supuesto la funcionalidad del dispositivo no se limita únicamente a estas funciones que trae de serie, sino que además puedes ampliarlas con toda aplicación que lleve soporte para Android Wear, en el caso de mi reloj, por ejemplo.

Actualmente no existen miles y miles de aplicaciones como sí tienen sus hermanos mayores, pero estamos hablando de una plataforma relativamente reciente de la cual no se ha explotado todo el potencial que se podía, así que todavía nos queda por ver cómo evolucionará.

Aún así no hay pocas aplicaciones e incluso juegos, aunque estos últimos como os podréis imaginar son más enredos que otra cosa, ya que es bastante incómodo jugar en pantallas tan pequeñas.

La personalización

Esta es una de las cosas que a la mayoría de la gente le parecerá una nimiedad, pero merece la pena mencionarla sobre todo para aquellos a los que les guste personalizar su teléfono.

¿Os gustaría estrenar un reloj nuevo cada día? No hay problema, Android Wear trae muchas watchfaces (así se llaman) por defecto, pero la cosa no se queda ahí, sino que además puedes descargarlas desde la Play Store o incluso crear las tuyas propias con algunos de los programas que existen para ello, como Watchmaker Facer.

Por supuesto hay ciertas watchfaces que se ven muchísimo mejor en un reloj con pantalla circular y otras que se ven mejor en relojes con pantallas cuadradas, así que si estás pensando en comprar uno, ¡piénsalo bien!

Pero sin embargo el precio…

Uno de los factores que más echa para atrás a la hora de comprar un smartwatch, ¿200€ (o a veces incluso más) por un dispositivo para ver notificaciones? Como he mencionado anteriormente, su funcionalidad va mucho más allá de mostrar notificaciones, pero hay que reconocerlo, no son dispositivos baratos para aquel que no le encuentre mucha utilidad.

Sin embargo es como todo: hay que esperar un poco a partir de su lanzamiento para comprarlos al mejor precio. Por poner un ejemplo se me ocurre el Moto 360, que en su lanzamiento valía 250€ y ahora se puede conseguir por 175€, un descuento bastante bueno si tenemos que en cuenta que salió hace apenas un año y medio. Además, actualmente se pueden conseguir desde 50€ para adelante si miramos en tiendas de segunda mano.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Veis útiles estos dispositivos o lo veis otra manera tonta de gastar el dinero? ¡Dejadnos vuestras opiniones en los comentarios!

Artículos relacionados

Comentarios