Ayer fueron presentados en Madrid los nuevos terminales de Samsung para la gama media y en Bytelix no nos lo hemos querido perder. Galaxy A3 y Galaxy A5, dos smartphones que siguen la línea del Galaxy Alpha, con los que se espera que Samsung recupere el mercado en la gama media.

Lo primero que piensas al tener uno de estos terminales en la mano es “¿De verdad es un Samsung?”. Y la verdad que no es de extrañar. Nos tienen tan acostumbrados a fabricarlos en plástico que, ahora que estos son de aluminio, te hace dudar de si realmente ha podido hacer Samsung algo así. Y sí, ¡Samsung lo ha hecho! Smartphones de gama media que se desentienden del plástico para dar paso al aluminio y ofrecer un acabado más limpio. A continuación veremos los detalles más relevantes de ambos teléfonos.

Diseño y acabados

La gran novedad de estos terminales. Una apuesta fuerte por el aluminio y un diseño limpio que hace que no puedas dejar de mirarlos por todos lados. La primera impresión que te da es de estar viendo un Galaxy S2. El frontal es parecidísimo, si no igual que el mítico modelo de los surcoreanos, pero cuando lo tienes en la mano te das cuenta de que ambos terminales están a otro nivel.

Un diseño refinado en el que prima la simplicidad. Samsung ha apostado por construir los dos terminales en una única pieza, lo que se suele denominar como ‘unibody’. Esto a algunos les parecerá un paso a atrás, ya que una de las grandes ventajas que tenían los Samsung es que podías extraer la batería y sustituirla y con este diseño, perdemos esta posibilidad. Puede ser una contra, pero para conseguir un diseño tan cuidado, algo había que sacrificar. El público demandaba mejores materiales y diseño, pues aquí están.

Quizás, como opinión personal, el que sean ‘unibody’ podía haber añadido cierta resistencia al polvo y agua, como ocurre con la gama Xperia Z.  Ya que comienzas a cuidar el diseño y materiales en los móviles de gama media, ¿por qué no empezar a hacerlos resistentes al agua? Sería el primer smartphone en la gama media en incorporarlo, a excepción del Xperia M2 Aqua, pero en éste fue una renovación para incluir dicha resistencia. Estoy bastante a favor de este tipo de resistencia, ya que te olvidas de pequeños descuidos como el derrame de un vaso de agua. Además, con las novedades que trae la cámara, sería un buen aliciente de promoción.

Lo que más llama la atención es la parte trasera. Ya sin la típica tapa, al tacto te das cuenta del buen trabajo que han hecho en Samsung, un tacto no tan metálico pero que agrada. Una parte trasera totalmente lisa, en la que sólo sobresale el flash, la cámara y el altavoz, y que se funde con los marcos, que también son de aluminio con unas esquinas muy rectas. Nada de tactos rugosos o que semejen al cuero. Las teclas de bloqueo y volumen también se suman a ello, dándoles un diseño más minimalista que al resto de los Galaxy. Son muy cómodos en mano y parte de ello se debe a la delgadez que ambos terminales ofrecen, 6,9 mm en el caso del Galaxy A3 y 6,7 mm en el Galaxy A5.

Tanto el Galaxy A3 como el Galaxy A5 son exactamente iguales. Si bien difieren en el tamaño y en que el A3 cuenta con unas esquinas más redondeadas. Salvo estos detalles, pensarás que son el mismo teléfono móvil.

samsung-galaxy-a3-galaxy-a5

Pantalla

Aquí Samsung sigue fiel a su estilo, pantallas Super AMOLED para ambos. Si funciona, ¿para qué cambiar? En el Galaxy A3 nos encontramos con una pantalla de 4,5 pulgadas de diagonal con resolución de 540 x 960 píxeles (qHD) y en el Galaxy A5 el tamaño sube hasta las 5 pulgadas y resolución de 1280 x 720 (HD).

Al ser terminales para la gama media, Samsung se ha desentendido de dotarlas de mayor resolución. Esto no es ningún inconveniente, ya que las pantallas se ven realmente bien a pesar de tener un buen tamaño, sobre todo en el caso del A5. A parte de ello, estas resoluciones permitirán ganar tiempo de autonomía en comparación con una pantalla Full HD o superior.

galaxy-a3-a5-frontal

Hardware

En el interior de ambos smartphones nos encontramos con el nuevo procesador Qualcomm MSM8916 Snapdragon 410, un procesador de 4 núcleos a 1,2 GHz  y 64 bits del que se espera muy buenos resultados en esta gama.

El Galaxy A3 viene acompañado de 1,5 GB de memoria RAM mientras que el Galaxy A5 cuenta con 2 GB de RAM. Esta pequeña desemejanza se debe a la diferencia de tamaño de pantalla, ya que al contar el A5 con media pulgada más de pantalla, lo hace más apto para incorporar la función de multiventana, de la cuál el A3 carece.

En cuanto al almacenamiento, ambos terminales se ofrecen con 16GB ampliables mediante tarjetas microSD de hasta 64 GB. Aquí Samsung quizás debería haber avanzado también y empezar a ofrecer una versión de 32 GB y olvidarse de ofrecer 16 GB, que ya se quedan cortos.

En la conectividad, lo mismo de siempre: Bluetooth v4.0, LTE, NFC, localización vía GPS, Glonass y Beidou, WiFi b/g/n y USB 2.0.

Al igual que el diseño, la cámara es protagonista en estos Galaxy A3 y A5, pero en este caso la cámara delantera, para así atraer un público más joven. En la cámara principal o trasera, nos encontramos con un sensor de 13 MP para el Galaxy A5 y de 8 MP para el Galaxy A3, ambos con flash LED y las típicas funciones que Samsung ofrece en los últimos modelos. La novedad recae en la cámara delantera, de 5 MP en ambos. Samsung se ha dado cuenta de la gran influencia que está teniendo la moda de los ‘selfies’ y ha apostado por subir la resolución. Para mí, todo un acierto. Nadie quiere hacerse un ‘selfie’ y que tenga una calidad espantosa. Con esto se mejora en ese aspecto.

galaxy-a3-a5-camera

Además del aumento en la resolución, la cámara delantera incluye un software específico para selfies. Basta con decir una palabra o poner la mano frente a la cámara para que nuestros nuevos Samsung nos hagan un selfie sin necesidad de pulsar la pantalla. Al principio cuesta que la cámara detecte la mano y active la cuenta atrás, pero en cuanto lo usas unas cuantas veces, sale a la primera. A esto le acompañan dos funciones muy interesantes. La primera de ellas es “Wide selfie“, que nos permite hacernos un selfie panorámico, para que no se nos escape nadie en la foto. Con esto de las fotos panorámicas, ya se sabe, hay que tener buen pulso para que no salga la imagen movida. Y la otra función es la posibilidad de hacer selfies animados mediante GIFs. Podremos unir hasta 20 imágenes para crear una única y darla movimiento

selfie-galaxy-a3-a5

La baterías elegidas para estos terminales han sido de 1900 mAh para el Galaxy A3 y de 2300 mAh para el Galaxy A5. A falta de pruebas, esperemos que la baja frecuencia del procesador y la resolución ayude a que podamos disfrutar del móvil una jornada completa sin depender de un cargador.

Software

En el software no tenemos grandes novedades. Android 4.4.4 Kit Kat para ambos que actualizarán a Android 5 Lollipop, pero la fecha está aún por determinar. Siendo unos terminales que empiezan a marcar una línea dentro de Samsung, no hubiese estado demás que comenzaran con Android 5.

galaxy-a3-a5-android-5-kitkat

Por otro lado, cuentan con la interfaz TouchWiz Nature UX 3.0, que podemos ver desde hace tiempo en el Galaxy S5 y Note 4. A diferencia de estos dos últimos terminales, los Galaxy A3 y A5 no cuentan con la aplicación S Health. Al no tener pulsómetro, no tiene mucho sentido integrarla en el sistema operativo. Así mismo, como bien he indicado antes, el Galaxy A3 no incluye la función de multiventana. Pero en ambos no nos faltan todo el arsenal de funciones que llevan trayendo los Galaxy desde hace tiempo. Estas funciones son, por ejemplo, Smart Stay, Smart Pause o Smart Scroll.

Conclusiones y opinión personal

No cabe duda de que Samsung ha trabajado muy bien para ofrecer un buen terminal. Dejando a un lado las líneas de diseño tan continuistas que tiene, que pueden gustar a más o a menos, es un gran acierto los materiales empleados. No estoy a favor de llamar al aluminio como material premium, dado que es de los materiales más abundantes en la Tierra, pero sí es cierto que le mejora muchísimo el aspecto y el tacto a estos nuevos Galaxy A.

Ya lo pudimos ver en el Galaxy Alpha y en el Note 4 tuvimos unas pequeñas pinceladas de lo que puede ser. Y aquí Samsung corrobora que puede hacer grandes cosas con otros materiales. Esto, acompañado del software y hardware que portan, puede abrirle las puertas a Samsung para conquistar parte de la gama media, que perdió mareando a la gente con tanta variedad de modelos.

¿El precio de estos Galaxy A? 299€ para el Galaxy A3 y 399€ para el Galaxy A5. Un precio bastante alto comparado con el de sus competidores más directos, el Motorola Moto G, BQ Aquaris E5 y Sony Xperia M2. Incluso terminales con mejores características como el LG G2/G3 o Xperia Z1/Z1 Compact/Z2, a persar de que ya llevan un tiempo en el mercado, se pueden encontrar a un precio inferior que el Galaxy A5.

No se sabe si Samsung empezará a eliminar modelos de la gama media para sustituirlos por la nueva gama Galaxy A y poner un número detrás dependiendo del tamaño etc o será una línea completamente independiente que se caracterice por los materiales de construcción. Sea como sea, en Samsung se ha abierto una línea que pretende ganarse un hueco en la gama media a base de cuidar el diseño y materiales de sus terminales.

Artículos relacionados

Comentarios

  • Alejandro Castillo Diaz

    Muy buen artículo Álvaro, ahora esperemos que la tendencia en cuanto al cuidado en el diseño sea constante.
    Eso y que refinen TouchWiz ya que piensan seguir con el

    • Gracias, Alejandro. Esperemos que estos nuevos terminales tengan buena acogida por el diseño y se den cuenta en Samsung de que cambiar no es malo.

  • Pingback: Bitacoras.com()