Como muchos de vosotros ya sabréis, Apple presentó en la pasada keynote del jueves los nuevos modelos de Mac Mini y iMac, así como los renovados iPad Mini y Air. Sin embargo, el foco de este artículo reside en estos últimos, y no precisamente en las novedades que (no) traen, sino en la consiguiente perspectiva de Apple en el entorno iOS y sus productos a nivel de hardware.

No vamos a entrar en la ya monótona guerra de especificaciones, pues Apple nunca lo ha necesitado: sus productos siempre han funcionado de forma excelente en un hardware no excesivamente potente. No obstante, su filosofía en los últimos años ha sido más semeja a un ‘si funciona bien, no lo toques’. Me explico.

Hardware

En las últimas presentaciones de Apple en lo que a productos iOS se refiere, las novedades -a cuentagotas- se han limitado a poco más que una renovación del procesador y la inclusión de tecnologías como TouchID o Flash TrueTone, ni siquiera un incremento de la RAM. Es el caso del ‘nuevo’ iPad Mini 3, cuyo único componente presentado como novedad es el TouchID, que ya fue presentado con el iPhone 5S y que Apple decidió posponer en los iPads hasta dos generaciones después.

image

Software

Por otra parte, tenemos iOS, el sistema que ha hecho famoso a éstos. Desde la versión 7, el rendimiento de varios de sus productos ha sido mermado considerablemente. Entre ellos, el iPhone 4 o el iPad Mini original, que fue lanzado con un procesador ya desfasado, aunque no por ello de mala calidad. Con la versión 8 del sistema operativo de la manzana mordida se repite la misma historia, pero en este caso con iPhones mas actuales. Si bien es de agradecer el esfuerzo de Apple por mantener actualizados todos sus productos, las últimas dos grandes actualizaciones se asemejan más a una beta inacabada que a una versión final, y eso los usuarios lo saben.

image

Mucho tiene que ver también la actitud de sus usuarios con la relajación de éstos en cuanto a la renovación de sus productos. Si bien -y como ya he dicho antes- sus productos funcionan de una manera óptima, las casi nulas novedades de sus productos no justifican otro desembolso de un dinero nada desdeñable. Es necesario mencionar que, a día de hoy, ningún iPhone y iPad cuentan con 2 Gb de RAM, y si esto ya empieza a notarse en mi iPad 4 con iOS 7.1 a la hora de hacer uso de la multitarea o la multiventana en Safari, no quiero pensar el día que lancen iOS 9, o sin ir más lejos, aplicaciones adaptadas a los 64 bits en los dispositivos cuyo procesador las soporte.

Conclusión

Como usuario puedo pasar las nulas novedades en las nuevos versiones del sistema operativo, como la multiventana o la multitarea real, pero no soporto que sigan lanzando productos pseudodesfasados para que en un futuro el rendimiento de éstos disminuya de tal manera que me obligue a adquirir otro producto de la empresa californiana.

Ya es hora de que Apple se despierte y empiece a lanzar hardware y software a la altura de su renombre y deje de aplazar las novedades para futuras versiones venideras. Y vosotros, ¿qué pensáis? Me encantaría escuchar vuestra opinión.

Artículos relacionados

Comentarios

  • Apple ya hace tiempo que no consigue levantar cabeza en cuanto a innovación. En su momento revolucionaron el mercado móvil, pero hoy en día parece que van siempre a rebufo del resto de compañías.