Hace unos días Google anunciaba la nueva versión de Android 4.4, en la que, además de las mejoras incluidas, confirmaron los dispositivos que se iban a actualizar y saltó la sorpresa.

El Galaxy Nexus, fabricado por Samsung y el terminal que le dio el nombre y la fama a la gama Nexus, no recibirá la nueva versión, finalizando así su periodo de actualización.

Samsung-Galaxy-Nexus

Con esto, los propietarios de este terminal invadieron la red con preguntas y quejas dirigidas a Google y, tras las palabras y aclaraciones del gigante de internet, podemos visualizar el por qué de esta decisión:

El motivo de la discusión generada es que, entre las mejoras de 4.4 se incluye optimización para dispositivos con 512mb de RAM, llevando incorporado el Galaxy Nexus 1gb, pudiendo, por tanto, utilizar 4.4 sin ningún problema.

La excusa de Google es que el fabricante del chip del Galaxy Nexus ya no trabaja con chips para móviles, no teniendo soporte por tanto para la nueva versión del SO del androide verde. Otro motivo puede ser que en la política de actualización de Google se fija un periodo de actualización de 18 meses, aunque este límite siempre ha sido rebasado por Google, llegando a los 20 meses o más con sus dispositivos.

Por lo tanto, los poseedores del Galaxy Nexus solo pueden flashear ROMs de esta nueva versión, ya que finalmente Google no actualizará el Galaxy Nexus.

Opinión personal

Me parece lógico que el Galaxy Nexus no reciba 4.4 si el problema es con el fabricante del chip. Google siempre actualiza más de lo que promete, pero aun así sigue siendo poco a mi parecer, además vemos como esta versión no llegará completa a, por ejemplo, la Nexus 7 de 2012, la cual no recibirá el launcher “Google Experience” por lo que no recibirá las mejoras en la interfaz.

Creo que a Google no tendría problema en seguir actualizando sus dispositivos, dentro de los límites de casos como el mencionado del Galaxy Nexus o por falta de potencia de su hardware, puesto que la gente que necesite mayor potencia comprará el dispositivo más nuevo mientras que los que no necesitan esa potencia pueden continuar con su “antiguo” dispositivo.

Siempre nos quedará la opción de flashear ROMs con las versiones más modernas, pero nos arriesgamos a poner en peligro nuestro dispositivo. Mucha gente adquiere un dispositivo de la gama Nexus porque es sinónimo de actualizaciones aseguradas y con el camino que parece que Google quiere seguir no será así. Esperemos que este “desliz” con el Galaxy Nexus no ocurra dentro de un año con el Nexus 4, 7 y 10 de 2012 porque Google se pondría a muchos usuarios en contra.

¿Qué opináis vosotros de la no actualización del Galaxy Nexus y de la política de actualización de Google, correcta o mejorable? Espero vuestros comentarios.

Artículos relacionados

Comentarios