Rhapsody fue el primer servicio de streaming de música por suscripción que ofrecía un acceso ilimitado a su enorme librería de música digital por una tarifa plana mensual, cuyo motor de audio en streaming fue desplegado comercialmente en 1991 en el servicio de radio personalizada «TuneTo.com» que, luego de dos años después —en 2001— fue adquirido por «Listen.com», una startup fundada en San Francisco por Rob Reid, donde su servicio había construido un largo directorio de música online. Durante el verano y el otoño del mismo año, aquel prototipo de música en streaming —que fue llamado en su momento como «Aladdin»— fue bautizado al nombre que se conoce hasta hoy en día, «Rhapsody», y lanzado el 03 de diciembre de dicho año.

Rhapsody

Desde ese momento, Rhapsody fue adquiriendo licencias de compañías como EMI, BGM, Warner Bros. Records, Sony, entre otros.

Años más tarde, en 2011 —habiendo pasado por algunos planes de reestructuración y contando en su momento con más de 750.000 suscriptores y más de 11 millones de canciones— Rhapsody comentó sus intenciones de adquirir Napster, un servicio de distribución de archivos de música en formato MP3 que estuvo apegado a su polémica a causa de los términos legales que implicaba dicha actividad.

Así pues, hoy en día, Rhapsody toma una decisión comercial y cambia su nombre y su imagen por la de Napster, algo que posiblemente era previsible y, entre otras cosas, resulta nostálgico para aquellos usuarios que vivieron la experiencia de Napster en sus momentos de gloria.

Mientras tanto en otros países…

La historia de Napster en países de Latinoamérica y en otras partes del mundo fue distinta. Dicho servicio y marca había sido adquirida por Best Buy —compañía de ventas de productos electrónicos en Estados Unidos— en 2008. Luego, comprado y fusionado con Rhapsody en 2011, sólo que decidieron mantener este último nombre en Estados Unidos para no confundir su base local de usuarios. De esta forma, Rhapsody seguía operando en otros países bajo el nombre de Napster. Tal es el caso que, el 10 de octubre de 2013, dicha compañía creó una alianza con la empresa de telefonía española Telefónica, cambiando el servicio de música vigente en ese momento de su filial, Terra, —llamado «Sonora»— y pasando su base de usuarios al de Napster. Para aumentar su llegada a América Latina, Rhapsody abre una oficina en São Paulo, Brasil, en su estrategia para fortalecer su paso y su llegada a sus millones de usuarios latinoamericanos.

¿Qué será de Rhapsody luego de renombrarse como Napster?

Esta decisión —que creo yo, es puramente ‘marketinera’— no afectará de ninguna manera a los usuarios actuales de Rhapsody, pues en su sitio oficial reza sobre una imagen con el querido isotipo del gato con cascos:

«Napster is coming» —«Napster está llegando», en español—

Y acompañado debajo por su aclaración a su servicio actual:

 «Sin cambios en tus playlists, favoritos, álbumes y artistas. La misma música. El mismo servicio. Mismo precio. 100% la música que amas. Permanezca atento».

Por otro lado, creo que es un buen movimiento para unificar su marca con su enorme base de usuarios en otras partes del mundo en donde siempre se le ha conocido como Napster. No sumará el contento de muchos u de alguno ya acostumbrados a la imagen de Rhapsody, pero posiblemente sea un paso positivo para fortalecerse internacionalmente para darles batalla a otros servicios de streaming de música que pisan fuerte, como la reciente llegada de Google Music o Apple Music.

Artículos relacionados

Comentarios