En esta era en la que tenemos varias aplicaciones para cada cosa, resulta difícil escoger un nombre, un diseño, algo que llame la atención ante la competencia. Sin duda, lo primero en lo que nos fijamos al descargar una app es en el nombre. ¿No os habéis preguntado nunca la cantidad de aplicaciones que hay con nombres más o menos parecidos?

Ify, ¿quién eres y qué haces con tantas aplicaciones?

Echad un vistazo a Google Play o el App Store. Incluso en la televisión. ¿Habéis visto la cantidad de aplicaciones que hay que acaban con el sufijo -ify?

“Claro que sí, guapi.”

Cabify, Spotify, Chicfy, Pequefy, Taxify, Alpify, Bodify… Son sólo algunos ejemplos de lo que os traigo hoy, pero podría seguir mencionando muchas más aplicaciones con la misma terminación.

Significado del sufijo -ify

Etimológicamente, el sufijo anglosajón -ify, viene a hacer que un sustantivo realice una acción. Para que lo entendáis, Chicfy vendría a ser algo como “chicficar” “hazlo chic” (aunque también puede hacer alusión a que es una aplicación únicamente para chicas). Por eso, la aplicación fotográfica Zombify nos convierte en zombies.

En español, algo parecido harían nuestras conjugaciones, convirtiendo palabras en verbos. Por ejemplo con “horror”, con la primera conjugación obtendríamos “horrorizar”.

En ciertos casos, esto tendría sentido. La aplicación Zombify nos convierte en zombies y Chicfy podría venir a decirnos que pongamos de moda nuestra ropa vieja. Pero, ¿es en todos los casos igual?

Marketing

Todo esto pinta muy bien así descrito, pero en muchos casos no tiene ningún sentido. Tenemos el claro ejemplo de Spotify. El nombre de la aplicación nació de un malentendido entre sus fundadores, Martin LorentzonDaniel Ek.

Martin propuso un nombre y Daniel lo entendió mal. A ambos les hizo gracia y… Bueno, el resto de la historia no hace falta contarla. Basta con mirar que la aplicación siempre está en el top de las más descargadas.

También tenemos el ejemplo de Alpify, la app que indica nuestra ubicación en tiempo real en caso de que no hayamos extraviado. En este caso, han utilizado la palabra Alpes o alpinismo y, acortándola, han añadido el sufijo -ify. Esto no quiere decir que nos vaya a convertir en alpinistas, ni mucho menos, pero hace alusión a esto y sirve como reclamo para la gente que haga alpinismo o senderismo en la montaña, situaciones en las que puedes perderte con facilidad.

En casi todos los casos son juegos de palabras al que añaden dicho sufijo para hacerlo más atractivo. Bodify (para bodas), Pequefy (venta de ropa usada de bebés) o Taxify son varios ejemplos de ello.

Estos ejemplos nos hace pensar que en muchos casos, más que el término etimológico que nosotros hemos buscado al sufijo, tiene un sentido más comercial, un nombre más pegadizo y que nos sugiera modernidad o que es más geek y, por tanto, mejor. Quizás con Spotify no tenga nada que ver, se podría decir que es la precursora de esto, pero es posible que su fama haya incentivado el surgimiento de esta tendencia y que, instintivamente, lo asociemos a que la aplicación es buena.

Sea como fuere, resulta muy curioso el uso de este tipo de nombres en las aplicaciones. Si conocéis alguna otra aplicación que haga uso del sufijo -ify, ya sabéis, poned un comentario.

 

Artículos relacionados

Comentarios