Sí, hace tiempo escribimos un artículo sobre cómo rootear casi cualquier smartphone con Android como sistema operativo, pero esta nueva herramienta nos parece tan buena que merece que hablemos de ella. En principio es compatible con cualquier versión de Android y con cualquier smartphone, pero esto no nos asegura que vaya a funcionar con nuestro terminal al 100%, ya que hay dispositivos que sólo pueden ser rooteados mediante una herramienta en concreto, como algunos Samsung, Sony o HTC. No obstante, funciona muy bien con los terminales venidos desde China, como Meizu, Xiaomi y otros tantos.

Teniendo esto en cuenta y sabiendo las ventajas del root en un dispositivo con Android, pongámonos manos a la obra. Puedes ver el video de más abajo donde explico paso a paso cómo hacerlo si no quieres leer la guía completa.

Descargando la herramienta

Como habrás supuesto, este tipo de aplicaciones no podremos encontrarlas en el Play Store, por lo tanto tendremos que recurrir a la página del desarrollador para hacernos con ella. Tan solo tendremos acceder a la misma y descargar el APK en el botón correspondiente (suponiendo que accedamos a la misma desde el smartphone y no desde un ordenador). Para instalarla, tendremos que activar la opción de Instalar aplicaciones de fuentes desconocidas en los Ajustes del teléfono, que se encuentran en Seguridad (dependiendo de la versión y la marca). Una vez activada, procedemos a instalarla.

Llegados a este paso, seguramente te habrá aparecido un mensaje de Google advirtiéndote de que esta aplicación no es segura: tranquilos, aceptad e instalarla como si de una aplicación cualquiera se tratase.

Como habrás podido apreciar, la aplicación pide demasiados permisos para ser una simple aplicación de root. No te preocupes, los denegaremos después.

Tras haberla instalado, la abrimos para proceder con la magia de los chinos para rootear nuestro smartphone.

Rooteando a destajo

Cuando abramos la aplicación, será tan sencillo como seguir los pasos que se indican para hacer root a nuestro dispositivo: pulsamos en Empezar ahora y en Iniciar Root para empezar con el proceso. Una vez haya terminado, el sistema se reiniciará y ya seremos superusuarios. En el caso de que falle durante el proceso, tendremos que intentarlo nuevamente hasta que lo consiga. Y ya está, ya tenemos nuestro terminal totalmente rooteado.

No desinstaléis la aplicación tras haber ejecutado la herramienta porque dejaremos de ser usuarios root.

Ahora tan solo tendremos que desactivar una serie de opciones y denegar los permisos que nos pedía en un principio para asegurarnos de que estos chinos no nos hacen nada extraño en el terminal (como establecer una pantalla de bloqueo con publicidad o instalar una app “purificadora”).

Curándonos de espanto

Primero de todo, desactivaremos la pantalla de bloqueo que se nos ha establecido. Para ello, pulsamos sobre los tres puntos en la parte superior derecha de la aplicación y le damos a Ajustes. Una vez dentro, nos vamos a Acelerar carga y desactivamos la opción de Pantalla de bloqueo de carga. En el caso de que se nos haya instalado una aplicación con el nombre de Purify, tan solo tendremos que desinstalarla.

Tras haber desinstalado y quitado todo este software basura, tendremos que revocar los permisos que le hemos dado anteriormente, o al menos los más intrusivos. Esto depende de cada capa del fabricante y de cada versión de Android. En mi caso, y siendo Meizu la marca de mi smartphone, tengo que irme a Aplicaciones dentro de Ajustes, acceder a Kingroot y a Gestión de permisos. Una vez dentro, voy revocando los más intrusivos, como son los siguientes:

  • Enviar MMS
  • Escribir en registros de SMS y MMS
  • Eliminar registros de SMS y MMS
  • Usar cámara
  • Acceso a la localización

Y por fin ya tenemos todo configurado y nuestro smartphone o tablet rooteado. ¿Te ha servido? Déjanos en los comentarios tus impresiones.

Descargar Kingroot

 

Artículos relacionados

Comentarios