Seguro que más de una vez has oído hablar de protocolos WiFi 802.11 y un montón de letras que parecen no tener ningún sentido. Incluso puede que hayas tenido que tomar alguna decisión de compra de un router o smartphone y al final hayas recurrido a alguna canción popular para elegir de forma aleatoria. No te preocupes, es algo normal y por eso en este artículo voy a intentar explicaros qué es cada letra y en qué afecta a la hora de usar un dispositivo conectado por WiFi.

Un poco de historia sobre protocolos WiFi

Seguro que algo que os suena un poco más es WiFi de 2.4 GHz o 5 GHz. Estos números se refieren a la frecuencia en la que funciona la conexión inalámbrica, y dependen directamente de las famosas letras. Algo que la mayoría de personas creen erróneamente es que la frecuencia de 5 GHz es una tecnología relativamente nueva que mejora la anterior de 2.4 GHz, pero en realidad ambas tienen su orígen hace más de 15 años y la primera en aparecer fué la de 5 GHz.

El primer protocolo WiFi 802.11 fué lanzado en 1997 con una velocidad de transmisión teórica de 1 o 2 megabits por segundo a través de señales infrarrojas. No sé si recordaréis cuando los móviles usaban esta tecnología para compartir archivos y había que mantener los dos dispositivos apuntándose sin moverse. Como podéis imaginar, esto no se extendió mucho, pero sentó las bases para la tecnología que seguimos usando hoy en día.

En 1999 se aprobó la revisión 802.11a, el estándar que introdujo la frecuencia de 5 GHz como canal de transmisión de los datos y que contaba con una tasa de trasferencia teórica de hasta 54 Mbps. Un poco más adelante ese mismo año, se presentó la revisión 802.11b que funcionaba en una frecuencia de 2.4 GHz y con una velocidad máxima de 11 Mbps. La principal diferencia entre estos dos estándares era la cobertura y el coste de los dispositivos necesarios. El protocolo de 2.4 GHz tiene un mayor alcance y atraviesa los obstáculos con más facilidad a cambio de una menor velocidad de transferencia. Además, la tecnología necesaria para funcionar con este protocolo era y sigue siendo más barata que la de 5 GHz, motivo principal por el que se extendió su uso con múltiples revisiones y no ha sido hasta hace relativamente poco cuando se ha vuelto a escuchar hablar de los protocolos WiFi de 5 GHz en dispositivos domésticos.

alcance protocolos WiFi

Fuente: Tecnocompras

¿Qué tenemos hoy en día y en qué nos afecta?

Si seguís despiertos llegados a este punto os felicito, porque por fin llegamos a lo que realmente os interesa, ¿en qué me afectan esas letras a mí? Principalmente os va a afectar en la velocidad de transferencia, que además es lo que a todos más nos importa para cosas tan importante como ver juego de tronos en 4K en streaming o enviar a nuestros amigos los vídeos de nuestras vacaciones por Whatsapp. Hoy en día hay 3 combinaciones principales:

  • 802.11 b/g/n: Funciona en la banda de los 2.4GHz. Es la configuración más común para dispositivos de gama media-baja.
  • 802.11 a/b/g/n: Funciona tanto en la banda de 2.4GHz como en la de 5GHz gracias al protocolo 802.11a, el cual permite ofrecer tasas de transferencia mayores que la anterior configuración.
  • 802.11 a/b/g/n/ac: Configuración utilizada en los routers y smartphones de gama alta. Funciona tanto en la banda de 2.4GHz como en la de 5GHz pero con una velocidad de transferencia mucho mayor.

Respecto a las letras, estas son sus velocidades teóricas por separado:

Respecto a lo anterior, llaman la atención dos cosas. Primero que en teoría con el protocolo 802.11n podemos conseguir los famosos 300 megas que nos venden muchas compañías, pero nada más lejos de la realidad. Y por otro, que la velocidad del WiFi ac suele venderse como que alcanza velocidades de más de 1 Gbps. Esto es cierto, pero para ello es necesario que actuen varias antenas al mismo tiempo, algo que no suele ocurrir en la mayoría de dispositivos.

Entonces, ¿qué velocidad real puedo alcanzar con cada protocolo?

Por fin llegamos al final, lo más importante: qué velocidad real puedes alcanzar con cada combinación de protocolos. Como bien he dicho antes, cada protocolo tiene su velocidad máxima teórica, velocidad que no se acerca ni de lejos a la que podemos conseguir nosotros con nuestros ordenadores o smarphones. Esto es debido a que normalmente estamos a una distancia considerable del punto de acceso, con obstáculos de por medio y con otro tipo de limitaciones que nos impone un mundo no ideal como es en el que vivimos. Así que vamos con los datos:

  • 802.11 b/g/n: Ofrece una velocidad máxima de conexión entre 40 y 50 Mbps.
  • 802.11 a/b/g/n: Velocidad máxima entre 40 y 50 Mbps para 2.4 Ghz y entre 100 y 110 Mbps en 5 Ghz.
  • 802.11 a/b/g/n/ac: Entre 70 y 80 Mbps en 2.4GHz y para 5GHz puede ir desde unos 200 Mbps hasta más de 450 Mbps dependiendo de las especificaciones de los dispositivos utilizados.

Y con esto terminamos, ahora ya sabéis qué significa cada uno de los protocolos WiFi. Si después de esto aun tenéis dudas sólo tenéis que dejar un comentario a continuación.

Artículos relacionados

Comentarios

  • ¡Gracias a ti por comentar! Me alegro que te haya sido de utilidad. Un saludo.